Vacío mental Por: Jaime Galvis | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Vacío mental Por: Jaime Galvis



Vacío mental Por: Jaime Galvis | EL FRENTE
En medio de las agitadas circunstancias de la vida política de Colombia y la inocultable violencia que impera en el ambiente, hay algo que presenta un preocupante marasmo, la vida intelectual. Las artes, las letras, la ciencia se hallan en un total estado de abulia.

El teatro y el cine que nunca llegaron a descollar, ahora se encuentran en una parálisis casi total, no hay grandes autores, no hay iniciativas y francamente no hay público. La televisión presenta novelas de escaso vuelo, muy distantes de las grandes series que presenta la Televisión Española, en las cuales se refleja la honrosa tradición del teatro y la novelística ibérica.  En la producción cinematográfica nos superan ampliamente varios países iberoamericanos y africanos.

La novelística criolla de muy modestos alcances, casi se detuvo luego de García Márquez. Otro tanto cabe anotar respecto a la poesía. El ensayo, tampoco es un género que presente brillo, en su mayor parte son textos intrascendentes donde no hay ideas innovadoras. Solamente ese trillado camino de repetir los dogmas de las ideologías de moda. La imaginación no está funcionando en nuestro medio, por tanto, todo se reduce a la iteración de consignas y proclamas calcadas de los titulares de la Prensa de “izquierda” de diversos países.

Respecto a las artes plásticas el panorama es desolador, en la pintura después de algunos artistas de escaso relieve, surgió Fernando Botero quien alcanzó prestigio internacional, pero tras de él no surgió una pléyade de discípulos, todo se estancó. La escultura luego de una casi total ausencia tuvo un cierto repunte con el mismo maestro Botero, pero sin sucesores a la vista.

Respecto a la composición de música clásica y operática en Colombia, se puede decir que se trata de un infante no nato; en este País no existieron compositores de la talla de Villalobos, Ginastera o Revueltas, los más connotados autores en Iberoamérica, escasamente la humilde producción de Luis A. Calvo y poco más. La ejecución tampoco ha sido afortunada, no se conoce un director de orquesta colombiano de talla internacional, nuestros tenores, barítonos y bajos no han logrado llegar a los grandes estrados, tampoco nuestras sopranos y contraltos. El único ejecutante musical de talla internacional fue Rafael Puyana, virtuoso del clavecín, ya fallecido.

La música popular colombiana ha tenido un rápido desarrollo, pero en ningún caso ha llegado a proyectarse en ámbitos internacionales como lo lograron ritmos tales como el tango, el bolero, el mambo, la samba o las rancheras mexicanas.

Un tema demasiado importante en el cual el letargo nacional es impresionante y preocupante, es la investigación científica. La física en los medios universitarios se reduce a reproducir experimentos y prácticas elementales, pero no hay investigaciones para mejorar procesos en ingeniería, hidráulica, generación de energía, transporte y procesos industriales.

Otro tanto cabe anotar respecto a la química, en aspectos tales como fertilizantes, petroquímica, carboquímica, metalurgia, química de alimentos, no hay investigación, todo se reduce a la compra de patentes. Otro tanto se puede decir de la química farmacéutica, aplastada por el poder mediático de las grandes empresas internacionales.

El intenso cacareo ambientalista no está produciendo ciencia, gran parte del territorio nacional es totalmente desconocido en su geología, flora y fauna. La cartografía geológica es incoherente, la nomenclatura estratigráfica es mitológica, saturada de “formaciones” imaginarias. La identificación de las unidades litológicas es caótica y en gran parte errada.
 
Los “expertos ecólogos” pontifican acerca de la “biodiversidad” sin haber estudios taxonómicos. Desconocen la etología y distribución geográfica de las especies faunísticas que dicen proteger, además hay un notable desconocimiento de las características climáticas de las diversas regiones por tanto confunden los páramos con los bosques pluviales.

¿Dónde están los grandes investigadores? ¡Como falta en Colombia el honor al mérito!



Publicacion: Martes 24 de Mayo de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.