Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (10,46-52) Por: Sady Daniel. Pbro. | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Variedades - Especiales


Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (10,46-52) Por: Sady Daniel. Pbro.



Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (10,46-52) Por: Sady Daniel. Pbro. | EL FRENTE En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más: «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo: «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole: «Ánimo, levántate, que te llama.» Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo: «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó: «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado.» Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino. Palabra del Señor

Reflexión

El domingo anterior Jesús reprendía sus discípulos usando una expresión tomada del profeta Jeremías, donde el Señor dice: "Tienes ojos y no ven, tienes oídos y no oyen".

El Evangelista San Marcos plantea la cuestión de tener oídos y no oír en la persona de los discípulos que se ensordecen ante el anuncio del tercer anuncio de la pasión. Aunque Jesús había indicado claramente que en Jerusalén correría la suerte de los profetas que fueron asesinados, dos discípulos, Santiago y Juan, le preguntan por los puestos más importantes. Por lo tanto, tienen oídos, pero no escuchan a Jesús.

En este domingo nos encontramos frente al episodio sucesivo, estamos en el capítulo 10 de Marcos, versículo 46, en donde se ilustra la ceguera de estos discípulos. Veamos al evangelista…

Nos narra San Marcos que llegaron a Jericó ... Jericó es la primera ciudad conquistada por Josué a la entrada de la tierra prometida y ahora se ha convertido en una tierra de opresión, de la que hay que salir.

Al salir de Jericó ... el evangelista usa un verbo técnico para indicar la salida que sí. “se alejan “término usado en el libro del Éxodo, por lo que la tierra prometida ahora se ha transformado en una tierra de esclavitud y de la cual hay que alejarse.

Acompañan a Jesús en esa retirada de Jericó una gran multitud, y parece en escena el hijo de Timeo, Bartimeo.

Aquí encontramos un personaje extraño que se presenta primero con el término griego "el hijo de Timeo", y luego como Bartimeo, que no es el nombre del hijo de Timeo, pero bar-Timeo significa "el hijo de Timeo" en arameo.

Esta doble presentación de un individuo, el hijo de Timeo, Bartimeo, es extraña. Timeo en griego significa "honor", por lo que podríamos traducirlo como "honrado". ¿Por qué esto? El evangelista quiere retratar a través de este individuo a los dos discípulos Santiago y Juan, que no sólo son sordos, sino que también son ciegos.

Jesús, después del fracaso de su predicación en la sinagoga de Nazaret había dicho: “Un profeta no es deshonrado si no en su tierra”. Bueno, mientras Jesús es deshonrado, sus discípulos buscan honra.

Entonces el hijo de Timeo, Bartimeo, se repite dos veces porque el evangelista quiere confirmar que son asemejados con Santiago y Juan, quienes también fueron llamados "los hijos de Zebedeo".

Bartimeo, representación de Santiago y Juan, estaba ciego. Aquí está la sentencia que tomó del profeta Jeremías "Tienen ojos y no ven". “Se encontraba al borde del camino, expresión que ya había aparecido en el capítulo 4 versículo 15 en la parábola de la semilla sembrada a lo largo del camino, lugar que representa la semilla que no da fruto por el deseo de poder.

Bartimeo al escuchar que era Jesús el Nazareno… El Nazareno significa el que viene de la región de los revolucionarios, empezó a gritar. Grita exactamente como el poseído en la sinagoga: “Jesús hijo de ¡David, ten piedad de mí! "

Ésta es la razón de su ceguera: no ve a Jesús, el hijo de Dios, el que por amor viene a dar vida al mundo, pero ve a Jesús el hijo de David, el Nazareno el que, a través de la violencia, la muerte, la destrucción, y el poder conquistado, reinaugurará el reino de Israel.

Aquí está la razón de la ceguera de sus discípulos, pues lo acompañan, pero no lo siguen porque tienen intereses de poder, de restauración del reino de Israel, añoran el reinado de David.

Jesús pone a prueba la imagen de un Mesías triunfante, precisamente la figura mesiánica del hijo de David.

Muchos regañaron a Bartimeo, nos dice el Evangelista... son los verdaderos seguidores de Jesús, que quieren liberar a estos discípulos de esta mentalidad. Los verdaderos discípulos querían que el ciego guardara silencio, pero gritó aún más fuerte: "¡Hijo de David, ten misericordia de mí!" Y aquí incluso el nombre de Jesús desaparece.

El Hijo de David es el que iba a restaurar la monarquía

Jesús se detuvo. Jesús no va hacia el ciego, pero el ciego debe ir hacia Jesús. Jesús se detuvo y dijo: "¡Llámenlo!" El verbo llamar aparece tres veces, el número tres en hebreo significa "plenitud". Se llama a alguien que está lejos, son los discípulos los que acompañan Jesús, que están junto a Él pero están lejos de él, y están lejos porque no lo siguen.

Llamaron al ciego y le dijeron: “¡Ánimo! ¡Levántate, te llama! " Él, tirando su capa ... la capa en lenguaje simbólico significa la persona, por lo que tirar la capa significa romper finalmente con esta ideología del hijo de David, tiró la capa: ahí inicia su conversión. Se levantó de un salto y se acercó a Jesús. Jesús no fue al ciego, es el ciego quien debe ir a Jesús y, al ir a Jesús, recupera la vista.

Entonces Jesús le dijo: "¿Qué quieres que haga por ti?" Para dejar claro que en este episodio el evangelista está retratando a Santiago y a Juan, en boca de Jesús pone las mismas palabras y la misma pregunta que le hiciera a sus dos discípulos: "¿qué quieren que haga por ustedes?".

"Ve, tu fe te ha salvado"

En esta ocasión la pregunta es:  "qué quieres que haga por ti". Y el ciego le respondió ... finalmente ya no lo llama hijo de David, pero le dice: Rabí, expresión que se usaba hacia la divinidad. "Rabí que yo vea otra vez! " No siempre había sido ciego, obviamente hubo un período en su vida en el que vio, luego perdió la vista porque se la quitó una ideología contraria al plan de Dios sobre la humanidad.

Y Jesús le dijo: "Ve, tu fe te ha salvado". Jesús no tomó ninguna acción contra el ciego. Fue el ciego que abandonó su antigua vida, su antigua ideología, se convirtió y siguió a Jesús.

Entonces inmediatamente volvió a ver, así que una vez que lo siguió empezó a ver. El verbo seguir después de haber sido ciego por una ideología nacionalista y al haber fundado su fe en una institución que lo encegueció, significa que emprende el camino que acompañará a Jesús a Jerusalén a vivir la pasión. Ya no estará cerca de Jesús como uno más de sus discípulos, sino que lo seguirá como un auténtico discípulo por el camino a la pasión.


Publicacion: Lunes 25 de Octubre de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.