ir al contenido

Acato y respeto a la fuerza pública

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Luis E. Gilibert

La actividad policial es fundamental para hacer cumplir las normas constitucionales emitidas por el legislador y autoridades de policía. Su objetivo primordial es preservar la tranquilidad de los colombianos en materia de seguridad, tarea que recae sobre los hombres y mujeres que integran la Policía Nacional. Esta actividad está consagrada en el artículo 218 de la Constitución, que describe claramente su papel y responsabilidades. El acato a las normas y órdenes de la policía y fuerzas militares es de obligatorio cumplimiento, ya que a través de ellas el Estado regula y desempeña su función en materia de orden público.

En tiempos recientes hemos asistido, con asombro y preocupación, a una práctica angustiosa en algunas zonas del país, especialmente en áreas rurales, donde los habitantes han optado por desafiar y desconocer la autoridad que representan los miembros de la fuerza pública, llegando a extremos impensables como retar, incitar y enfrentar a las unidades de las fuerzas, que, por orden y soberanía, hacen presencia en esos lugares. Es decepcionante advertir, a través de los medios de comunicación y redes sociales, el grotesco espectáculo donde los representantes del gobierno son vilipendiados, despreciados y agredidos tanto física como verbalmente por las comunidades, sin el más mínimo recato, vergüenza o respeto por las leyes, comportamiento que desafía la autoridad.

Al indagar sobre esta situación encontramos que la mayoría de comunidades actúan obligadas tanto bajo el narcotráfico o grupos armados ilegales. De otro lado, los componentes de las fuerzas se abstienen de actuar, en prevención a las consecuencias que deben afrontar ante las autoridades, temor generado por la falta de respaldo gubernamental.

Urge socializar en las comunidades que nuestros hombres representan la ley y desconocerlo acarrea consecuencias penales; sin embargo, mientras el Gobierno, Mindefensa y el Congreso no tomen medidas serias, prontas, exigentes y severas, corremos el riesgo de caer en un terrible e inevitable caos. En este sentido, invito a consultar el artículo 166 del Código Nacional de Policía y Convivencia, Ley 1801 del 2016, que trata sobre el uso de la fuerza, donde se contemplan actividades acordes con la defensa de la vida y otros conceptos, hoy en día, caídos en desuso debido a las circunstancias mencionadas.

Necesitamos reforzar el respaldo gubernamental a nuestra fuerza pública, proporcionándole herramientas legales y operativas con el apoyo necesario para cumplir su misión. Solo así podremos restaurar el respeto y acato a la fuerza pública, pilares indispensables para la seguridad y el orden en nuestro país.

El tributo y el culto a la fuerza pública no son simplemente un deber ciudadano, sino el fundamento sobre el cual se construye la seguridad nacional. Reconocer y valorar la labor de nuestros policías y militares es esencial para mantener la paz y orden en nuestra sociedad.

Más reciente

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

El ex director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia, Olmedo López Martínez, denuncia el compromiso de altos funcionarios del gobierno y congresistas en escándalos de corrupción y financiamiento de guerrillas, afectando reformas clave en salud, educación y justicia.

Miembros Público