ir al contenido
🔴

Aplican máxima sentencia a adolescente por provocar incendio que mató a cinco personas

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Un joven de 19 años fue condenado a 40 años de cárcel por provocar un incendio en Denver, Colorado, que causó la muerte de cinco miembros de una familia senegalesa en 2020. El incendio fue un acto de venganza por un teléfono móvil robado.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Un hombre de 19 años que provocó un incendio en Denver, Colorado, donde cinco miembros de una familia senegalesa murieron en 2020, fue sentenciado a 40 años de cárcel tras una conclusión parcial.

La jueza Karen Brody del Tribunal de Distrito de Denver impuso la pena máxima a Gavin Seymour, de 19 años, quien se había declarado culpable de asesinato en segundo grado en enero. El motivo del incendio se debió por un acto de venganza tras un teléfono celular robado que, por error, fue rastreado hasta la residencia de las víctimas.

La tragedia ha resonado profundamente en la comunidad, con la jueza Brody reconociendo la magnitud de la pérdida: “Se perdieron las vidas más inocentes”.

Identidades de los implicados

El incendio, ocurrido el 5 de agosto de 2020, fue provocado en medio de la noche por Seymour y otros dos adolescentes, identificados como Kevin Bui y Dillon Siebert. Entretanto, las víctimas de nombre Djibril Diol, de 29 años; Adja Diol, de 23; Khadija Diol, de apenas 1 año; Hassan Diol, de 25, y Hawa Baye, de solo 6 meses, perecieron en el incendio, mientras que otras tres personas sobrevivieron.

Siebert, quien era menor de edad en el momento del incendio, con 14 años, fue sentenciado previamente a una combinación de detención juvenil y un programa penitenciario estatal en 2023, cuando tenía 17. Por otra parte, el caso contra Bui, considerado el cabecilla del grupo, sigue pendiente.

La investigación del incendio fue extendida durante varios meses, lo que exacerbó el miedo en la comunidad senegalesa de que el acto se tratara de un crimen de odio. El temor llevó a muchos a instalar cámaras de seguridad en sus hogares.

Un pariente de las víctimas, Hanady Diol, expresó su descontento con la sentencia desde Senegal, señalando que no se hacía justicia a la gravedad del crimen.

Los sospechosos fueron identificados después de que la policía solicitara a Google información sobre las cuentas que habían buscado la dirección de la casa antes del incendio. Bui admitió que provocó el incendio después de rastrear su iPhone robado hasta la casa, solo para darse cuenta más tarde de que había atacado a las personas equivocadas.

En la audiencia de sentencia del pasado viernes, Seymour expresó su arrepentimiento y pidió disculpas a los familiares y a la comunidad por el daño causado.

“Si pudiera volver atrás y evitar todo esto, lo haría”, dijo Seymour, “No pasa un momento en el que no sienta extrema culpa y remordimiento por mis acciones. Quiero expresar cuánto lo siento a los familiares y a la comunidad por todo el daño que he causado”.

Más reciente