ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

El maestro del tiple que dio 800 serenatas

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Arnulfo Ardila Ardila, artista de la provincia de Vélez, es un reconocido músico que ha dado más de 800 serenatas y es un referente del tiple a nivel regional y nacional. A pesar de envejecer y enfrentar problemas de salud, Ardila continúa apreciando su música y su talento.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La historia de Arnulfo Ardila

Por : Rafael Serrano Prada / Director EL FRENTE

Arnulfo Ardila Ardila es un artista de la provincia de Vélez, nacido en el municipio de Sucre, una provincia que ha dado tantos juglares y artistas a este país.

La música tal como la conocemos hoy en día se ha encargado de volverse netamente comercial, las grandes mentes del pasado como el maestro Arnulfo Ardila Ardila dan fe de la manera en la que hacer música hace más de 50 años era una profesión digna de apasionados que hoy por hoy son un baúl de historias y anécdotas por recordar.

En una entrevista exclusiva para el diario EL FRENTE, el maestro Ardila le reveló a el director del medio Rafael Serrano Prada sus intimidades, el proceso creativo que lo llevó a dar, según sus propias palabras más de 800 serenatas y los motivos que lo llevaron a ser todo un referente del tiple a nivel regional y nacional.

Sus inicios

EF:¿Cómo inició su carrera musical?

AA : “Yo sobretodo cuando estaba joven recuerdo que fui músico muy joven, me dediqué a la guitarra puntera de la épica cuando apareció el vallenato costeño y otros ritmos que trabajé muy bien, todas las fiestas , los matrimonios, las serenatas. Conseguí dos compañeros y hacíamos trabajos, nos invitaban a las fiestas, las serenatas para las novias, para casados, un tiempo muy activo musicalmente, no teníamos competencia en ese entonces porque no existían los medios de comunicación muy amplios y eso éramos verracos rascando tiple.

Así mismo reconoció que “Nosotros veníamos de una familia de músicos, desde mis abuelos y chondos, yo tenía 2 hermanos músicos, mis hermanos mayores eran músicos, uno de los menores era un guitarrista muy bueno y éramos un dúo de guitarra, habíamos  hecho una buena fama. Nuestra familia era muy importante en la vereda, éramos una familia ejemplar”.

Un hombre enamorado

Sobre sus amoríos, el maestro Ardila se mostró sincero y reconoció que su talento lo llevó a disfrutar de innumerables fiestas y uno que otro amor fugaz, por lo que dijo que “Novias tuve algunas, en cada fiesta era una novia, eran amores muy disimulados que ya no tengo la cuenta, algunas duraron un año, otras me perseguían, me querían amarrar, pero no me dejé, se me acostaban, pero me cuidaba mucho para no perder mi rumbo”.

Aun así, el maestro Ardila es un hombre felizmente casado e incluso rememoró “Dora Gonzales Ardila es mi esposa, la conquista fue por allá en el 55 en la nochebuena, le gustaba la fiesta, ir a bazares y fuimos a un bazar en el parque nororiental de la Plaza Jesús Maria y ahí llegaron varias chinas entre ellas Dora y las hermanas.

Ella seran unas famosas bailarinas y yo la bailé pero ahí se me ocurrió decirle que si quería que fuéramos novios y me dijo que sí, duramos 8 años y medio, después nos casamos.

Ella trabaja, no teníamos mucho contacto y por eso demoramos mucho en casarnos, nos veíamos en vacaciones, no éramos novios de ‘besuqueadera’ ni de andar agarrados de la mano, nada de eso pero nos decidimos de un momento a otro porque nos estábamos volviendo viejos y dijimos bueno casémonos, el padre Rafael Téllez, oriundo de Guavatá era un Godo y nos casó, la suegra mía era muy amiga y ahí nos ayudó para formalizar el compromiso”.

A pesar de su gran amor por Dora, Arnulfo fue tajante sobre la inspiración de su música y mencionó a los micrófonos de EL

FRENTE que “Yo no le doy serenata a nadie, si me piden que la haga sí, pero por mi propia cuenta no le doy pero a nadie, las que dediqué fue porque me las pidieron, yo así de ponerme a cantarle a alguien en particular nunca, no creo que tenga la paciencia para hacer eso de dedicar una canción, no me dedico a hacer cosas que no puedo hacer”.

EF : ¿La fama que ha dejado?

AA: A nivel personal siento que hizo lo que quería hacer pero la música antes de aparecer los medios fonográficos como la radio, los tocadiscos, antes de eso recuerdo que nos atendían muy bien, éramos los preferidos, en el campo social y personal me dejó mucho, pero en lo económico no tanto, paseábamos mucho, el ministerio de cultura nos pagaba los pasajes y todo pero emociones sí.

Ver las parejas que logran casarse gracias a nuestras serenatas era muy bonito. Todo era mucha diversión, hasta bautizos nos invitaban y esa era la comilona.

Su actualidad

De manera sentida, Ardila reconoció que la edad le ha pasado factura y reconoció “Pienso que a veces no sentía ilusiones con el tiple o la guitarra por un problema de oído, pero ahora me siento un poco mejor de estar hablando con EL FRENTE.

Yo pienso seguir así, no estoy enfermo, tengo problemas de oído, de movimiento y hasta de léxico pero no estoy enfermo, tuve una enfermedad hace algunos años y eso me bajó emocionalmente, hicimos algunos trabajos musicales con un muchacho y yo sigo ‘totiandole’ al tiple, haciendo cosquillas para no olvidarme de él, a veces una ira una gloria o un aburrimiento el tiple me ayuda a quitar todo eso, algún problema que me pase, el tiple lo saca a uno de todo eso”.

EF: ¿Si volviese a nacer seguiría siendo músico?

Sobre esta profunda pregunta admitió sin titubear “El músico no se hace, el músico nace músico, cuando uno nace músico eso no se lo quita nadie y siempre está buscando esa habilidad, yo le dejo mis canciones a mi hijo y pues dejo mis instrumentos a ver quién se le mide porque de pronto algún nieto salga con la vela musical.Hay Compositores Socorranos, el dueto veleño melkin y Wilson pero yo pienso más bien en mi música, no quiero imitar a nadie , yo hago lo que hago, soy como único”

Por lo que reconoció, Ardila manifestó que el tiple es y siempre será una parte muy profunda de su ser que seguramente perdurará en la memoria de todos aquellos que gozaron de su música.

En su carrera artística interpretó música de diferentes artistas y se dice que participó en más de 800 serenatas, muchas de las cuales condujeron a matrimonios de parejas que se amaron y se amaron para siempre bajo el son del tiple del maestro Arnulfo Ardila Ardila.

Más reciente