ir al contenido

Exequias del Subintendente Anderson Hernández serán en San Gil

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El subintendente Anderson Alberto Hernández Villar, secuestrado y asesinado en la frontera con Venezuela, recibirá funeral el viernes en San Gil, Santander. Su familia y la Policía Nacional, donde sirvió por 20 años, exigen justicia.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El viernes se llevarán a cabo las exequias de Anderson Alberto Hernández Villar en San Gil, Santander. El cuerpo del subintendente, asesinado en la frontera con Venezuela, llegó a San Gil después de un calvario vivido por su familia.

Hernández Villar, de 37 años, fue encontrado sin vida en Arauquita, Arauca, tras haber sido secuestrado el pasado 18 de mayo en la zona fronteriza con Venezuela, donde opera el frente urbano Carlos Germán Velasco Villamizar del ELN.

La Policía Nacional se encargó del traslado del cuerpo del uniformado, quien era parte del cuadrante del CAI del barrio Mutis en Bucaramanga. La madre de Hernández Villar, Mariela Villar Hernández, expresó su agradecimiento por poder tener el cuerpo de su hijo de vuelta, aunque lamentó profundamente la trágica pérdida. Las honras fúnebres serán en la funeraria Sendero del Recuerdo, y el último adiós se realizará el viernes 28 de junio a las 3:00 p.m. en una ceremonia cristiana.

Los familiares del subintendente han pedido justicia y han denunciado que fue secuestrado por el ELN mientras estaba de vacaciones en Cúcuta, con la intención de visitar a su padre en Táchira, Venezuela. Anderson Alberto tenía 20 años de servicio en la Policía Nacional, habiendo trabajado también en Cali. Era padre de dos hijos, de 9 y 11 años.

El cuerpo del subintendente fue encontrado con varios impactos de bala en la vereda Los Almendros, Arauquita, y fue identificado por un tatuaje del escudo de la Policía Nacional.

En medio de sentidos homenajes, la Policía Metropolitana de Bucaramanga rendirá honores a Hernández Villar, quien prestó sus servicios al país durante dos décadas.

La familia ha organizado una marcha con bombas y camisetas blancas desde la entrada de San Gil hasta la funeraria, para rechazar el asesinato del subintendente y exigir justicia. El director de la Policía Nacional, general William Salamanca, ha ofrecido una recompensa de 50 millones de pesos por información que permita capturar a los responsables del crimen.

Más reciente