ir al contenido
🔴

La historia de dos víctimas de la Restitución de Tierras

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Una pareja de ancianos en términos de desesperación e indignación tras ser desalojados de su finca bajo la Ley de Restitución de Tierras de Colombia. Afirman no haber actuado de mala fe y piden al gobierno una evaluación de su caso.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Doloroso relato

En un conmovedor relato que evidencia las duras consecuencias de la aplicación de la Ley de Restitución de Tierras, don Gustavo Archila García y doña Sara Rincón Rueda, dos adultos mayores del municipio de Sabana de Torres, comparten su angustia y desesperación al ser desalojados de la finca que habían adquirido con esfuerzo y sacrificio.

El drama se desató cuando las autoridades, acompañadas por agentes de la Policía Nacional y funcionarios de Restitución de Tierra, llegaron a su finca en la Vereda Llana Caliente del municipio de San Vicente de Chucurí con un ultimátum: debían desalojar. Con una orden judicial en mano, se vieron obligados a abandonar la propiedad que habían comprado con los ahorros de toda una vida.

La voz quebrada, don Gustavo Archila expresó su indignación: "Es muy injusto. Nosotros también somos víctimas de la ley de restitución de tierras. La finca la compramos no porque seamos malos, porque hayamos accionado de mala fe o porque quisiéramos enriquecernos. Lo que tenemos lo construimos con el sudor de muchos años".

La historia de este par de adultos mayores refleja años de trabajo y dedicación invertidos en su finca. En 2007, decidió adquirir el predio de 38 hectáreas por 260 millones de pesos, obteniendo un crédito en una entidad bancaria para hacerlo posible. A lo largo de 16 años, transformaron el terreno, cultivando aguacates, cítricos, plátanos, maíz y hasta creando pozas para la cría de peces. Sin embargo, en 2021, la Unidad de Restitución de Tierras los desalojó de su hogar.

Con tristeza y resignación, doña Sara Rincón compartió: "Cuando nosotros compramos la finquita, era solo un rastrojo. Con el apoyo de mi esposo y de mis cinco hijos, arreglamos la tierra para cultivar. Es muy duro tener que irse con los brazos cruzados. esperando que el gobierno cumpla Imagínese: a quien restituye va a encontrar la finca ya arregladita, con cercas, con todo ya uno que también es víctima le toca salir a empezar de cero y con 70 años y sin fuerza para trabajar".

En un llamado al Gobierno Nacional, encabezado por el presidente Gustavo Petro, este par de adultos mayores solicitan una evaluación de su situación. Afirman no ser actores armados ni haber adquirido la propiedad con malas intenciones, sino ser personas trabajadoras que también han sido víctimas del desalojo.

Más reciente