ir al contenido

La velocidad le frenó en seco la vida a un motorizado

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Carlos Alberto Cárdenas Villamizar, un joven de 27 años, murió en un accidente de motocicleta en Villa del Rosario. Las autoridades están investigando las circunstancias del incidente. Cárdenas era conocido por su alegría y pasión por el fútbol.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En un trágico accidente ocurrido a la 1:00 de la madrugada del pasado lunes en Villa del Rosario, Carlos Alberto Cárdenas Villamizar, un joven de 27 años, perdió la vida al estrellarse en su motocicleta. Las circunstancias exactas del accidente, que le costó la vida a Carlos Cárdenas, siguen siendo objeto de investigación por parte de las autoridades.

El accidente ocurrió en la vía Boconó, cuando Cárdenas Villamizar, al parecer, perdió el control de su motocicleta Suzuki AX100, de placa NPU03A, y chocó violentamente contra el andén, lo que le causó la muerte instantánea. A esa hora de la madrugada, el tránsito vehicular era mínimo y no hubo testigos del hecho. El Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte de Villa del Rosario se encargó de la inspección técnica y el levantamiento del cadáver.

Carlos Alberto Cárdenas Villamizar vivía en el barrio Motilones con sus padres y seis hermanos. Era graduado de la Institución Educativa Juan Pablo I y trabajaba como domiciliario desde hacía cinco años, combinando su trabajo con su pasión por el fútbol. “Era la alegría de la familia, la sazón de un carnaval. Humilde, de ambiente, recochero, un gran ser humano”, describió su hermano al diario La Opinión, resaltando la energía y alegría que Carlos Alberto aportaba a su familia. Con gran esfuerzo, había comprado la motocicleta en la que se accidentó hace dos años. El día del accidente, se dirigía a Villa del Rosario para realizar un servicio.

El cuerpo de Carlos Alberto permaneció más de 10 horas en Medicina Legal sin ser identificado, hasta que sus familiares fueron notificados a través de publicaciones en redes sociales. Los familiares desmienten las especulaciones sobre la causa del accidente, asegurando que Carlos Alberto era un conductor prudente. “Él siempre nos decía que era mero piloto y era demasiado prudente. No sabemos realmente qué fue lo que pudo pasar”, relató su hermano. “Queremos que esto sirva como ejemplo para tener más precaución al volante”.

Este trágico incidente subraya la necesidad urgente de medidas efectivas para reducir los accidentes de tránsito en la región, preservando así la vida de más cucuteños. Carlos Alberto deja atrás dos grandes sueños: construirle una casa a su madre y jugar fútbol profesional con la dorsal #12. Sus seres queridos lo recordarán siempre por su risa contagiosa y su manera particular de imitar el acento caleño.

Más reciente