ir al contenido

Quiebra de Metrolínea es otro fracaso del gobierno nacional en SANTANDER

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Nada tiene que ver la actual administración municipal del alcalde Jaime Andrés Beltrán Martínez en Bucaramanga con la quiebra del Sistema de Transporte Masivo METROLÍNEA, que privó a la zona metropolitana de un experimento de carácter nacional, atribuible a las dos administraciones del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Entre los múltiples errores y equivocaciones estuvo la construcción de los carriles exclusivos para el desplazamiento de los Buses Verdes, que fueron adquiridos en la vecina república del Brasil, con créditos suministrados por un ‘pool’ de bancos privados y oficiales, que hoy se lamentan por el fracaso total del proyecto.

No estábamos preparados para un modelo de transporte masivo que los sabios del gobierno nacional del expresidente Uribe impusieron en Bucaramanga, Barranquilla, Medellín y Cali, donde los créditos bancarios fueron utilizados para la construcción de corredores viales exclusivos y para la compra de las flotillas de buses articulados, que ya perdieron su vida útil y que deben ser remplazados por trenes metropolitanos, como lo propuso en su momento el excandidato a la gobernación de Santander, Héctor Guillermo Mantilla Rueda.

Pierden tiempo los empleados y trabajadores de la antigua Metrolínea cuando salen a gritar y a protestar a la calle contra la administración del alcalde Jaime Andrés Beltrán, recientemente posesionado y que apenas lleva seis meses en el manejo de los intereses de la capital de Santander, donde ha tenido que observar los balances contables de una entidad que creó la nación en nuestro territorio y que algunos de sus antecesores llenaron de burocracia innecesaria, que se quedó sin oficio, porque ya se comieron la ‘gallina de los huevos de oro’, derrochando a sus anchas el producido de las tarifas del servicio.

Los terminales de Metrolínea construidos al mas alto precio en el Norte de Bucaramanga, en los municipios de Girón, Floridablanca y Piedecuesta, integrados a la Zona Metropolitana, se quedaron sin inaugurar porque grupos vandálicos se han encargado de destrozarlos. Hace medio siglo, el servicio de buses urbanos en Bucaramanga era atendido y compartido por empresas privadas del transporte terrestre  como Lusitania y Transcolombia, que ahora han tenido que rehabilitar sus vehículos antiguos para atender a estudiantes y trabajadores que deben movilizarse cada mañana hacia sus lugares de estudio y de trabajo.

El fracaso de Metrolínea ha representado una de las mayores equivocaciones de la clase dirigente del departamento y ahora los bancos les están cobrando a las administraciones municipales de Bucaramanga, Floridablanca, Piedecuesta y Girón, el volumen de los empréstitos que quedaron sepultados en el océano de equivocaciones de quienes crearon este sistema de transporte. Todos los socios perdieron con el fracaso de Metrolínea y los empleados de la frondosa burocracia oficial no tienen derecho a reclamar indemnizaciones, porque todos fueron responsables de la quiebra.

Más reciente