ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Santander tiene cuarenta años de retraso en las obras de la malla vial

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El departamento de Santander en Colombia ha sido ignorado por la nación, privándole de recursos para mejorar su infraestructura vial. A pesar de su rica historia y contribución a la independencia del país, Santander sigue luchando con vías inadecuadas que limitan su desarrollo y acceso.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La nación ha sido injusta con el departamento de Santander, al negarle los recursos para la construcción de los corredores viales que conectan a Bucaramanga con las ciudades de Pamplona y Cúcuta, además de la apertura de una variante que conectaría las poblaciones de Cepitá, San Andrés, Málaga y Capitanejo por la margen del Río Chicamocha, para cumplir el sueño de los municipios de la aguerrida provincia de García Rovira, que hace un siglo aspiraban a conectarse con los Llanos Orientales. En la época de los ‘Estados soberanos’, el territorio de Santander fue escenario de las guerras civiles que, desde la Revolución de los Comuneros en 1781, pasando por el Grito de Independencia dado en El Socorro el 10 de julio de 1810, aportó el contingente humano para la guerra de la Independencia Nacional, que culminó en el Puente de Boyacá el 7 de agosto de 1819.

De esa época son los héroes y las heroínas que desde Charalá, Ocamonte, San Gil de la Nueva Baeza y El Socorro, sacrificaron sus vidas hasta derrotar a los ejércitos españoles y encender la antorcha de la libertad de los pueblos de América. Pero el centralismo asfixiante, que ha conspirado contra los antiguos territorios del Estado Soberano de Santander, privaron que el General Solón Wilches, pudiera construir la carretera al Llano por la región de Peralonso, que se ha aplazado durante un siglo.

La misma tragedia de la falta de vías pavimentadas la padecen las poblaciones de San Vicente de Chuchurí, Betulia, Zapatoca y Galán, en la ‘Ruta del Petróleo’, por donde se movilizaron durante medio siglo caravanas de carrotanques y camiones que llevaron al centro del país toda la gasolina y el asfalto que consumió Colombia, desde los campos de La Cira Infantas, en el corregimiento de El Centro, jurisdicción de Barrancabermeja.

Las obras en la carretera Bucaramanga – Cúcuta por el Alto del Escorial, que debía reducir el recorrido hacia las zonas de frontera con Venezuela, por el antiguo camino hacia el lago de Maracaibo, fracasó hace treinta años, después de haber comprado la nación gran parte de las fincas que atravesaban los municipios mineros de Matanza, Charta, Suratá y California de la Cordillera de Santurbán, en el departamento de Santander y en Arboledas, Norte de Santander. Los finqueros se apoderaron nuevamente de las tierras, que eran de la nación y el proyecto vial no tuvo dolientes, porque su principal promotor, el exsenador José Luis Mendoza Cárdenas, se llevó sus sueños para la eternidad.

Con gran acierto para este departamento y para el país, el señor gobernador Juvenal Díaz Mateus convocó esta semana a los ochenta y siete (87) alcaldes que tiene Santander para conformar con ellos su ‘Plan de Desarrollo’, teniendo como pilares fundamentales la seguridad en zonas urbanas y rurales, el mejoramiento de la malla vial, el desarrollo turístico que permita a  nacionales y extranjeros  disfrutar y proteger las bellezas naturales de nuestras provincias y municipios, todos los cuales tienen el encanto de su historia rebelde y libertaria, que ha sido consustancial con nuestro temperamento. ¡La venta de la Electrificadora de Santander a los antioqueños, solamente sirvió para el despilfarro en las obras del anillo vial externo del oriente de Bucaramanga, donde se ampliaron y pavimentaron unos pocos kilómetros de la zona oriental de Floridablanca, rumbo0 al municipio de Tona, otra vergonzosa equivocación!

Más reciente