ir al contenido
🔴

Señor Empresario

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Caicedo Solano*

El desarrollo de una sociedad, la prosperidad y la subida en la escala social, se da por el sistema capitalista, bien dirigido por el estado, sin caer en el capitalismo salvaje, pero tampoco en un protectorado de monopolio del estado, con fines muy particulares. Obviamente hay que agregarle el gran perfil de la educación como formación integral del ser humano y la capacitación técnica y científica para sacar profesionales en artes, oficios y ramas de la medicina, las leyes, la ingeniería, las ciencias sociales y en fin toda ilustración,  para  que la persona no sea un analfabeta de no saber nada y solo concursa para ser presidente o vicepresidente de una visión comunista o socialista, en donde el no saber y ser torpe, es la línea para tener un cargo público, como se ve actualmente en el gobierno nacional de Colombia.

Ese sistema capitalista debe tener un ingrediente humano, que, si no se presenta, se convierte en el mismo capitalismo salvaje como lo era en los siglos pasados, en donde la jornada de trabajo era de 16 horas al día, sin dominicales, sin prestaciones sociales, sin medicina, que cuando un esclavo se enfermaba, el mayordomo le daba el tiro de gracia par que el patrón no sufriera o tuviera un gasto extra.

Creo, que en Colombia esta etapa hace rato esta superada, con un mínimo comportamiento de patrón negrero al igual que un mínimo de fuerza pública corrupta, así sea con los grandes generales. Miremos la parte humana: Hay que diferenciar, entre el ahorro privado, que lo hacen las personas naturales y jurídicas en cuentas corrientes, cuentas de ahorro, depósitos a término, fiducias u otro método de “guardar para mañana” y los fondos de pensiones privados, que no son un ahorro privado; es un mecanismo de seguridad social que tiene el empleado público o privado de alto nivel, de clase media o de sencillo obrero, para gozar de un ingreso, cuando su edad le diga que deje pasar a otras generaciones, es decir, jubilarse.

Colpensiones le entrega al pensionado un setenta o setenta y cinco por ciento de su valor cotizado en los últimos 10 años. Los fondos privados de pensiones, están jubilando solo con un veinte o veinticinco por ciento de la base de sus aportes. Esto no es capitalismo, en donde se diga que es habilidad en los negocios, es una grosería de robarle el derecho de la pensión al trabajador. Por eso, no creo que aquí, encaje el buen sistema capitalismo, en donde unos pocos focos financieros, de pocas personas, se apropien o se enriquezcan con, se puede decir, el salario de la clase empleada.

Mi apreciación, es que son unos sinvergüenzas, que marcan el paso del macabro camino a la pobreza. Capitalismo humano, por favor. Si esos fondos, ven que no pueden pensionar con el setenta y cinco por ciento a sus afiliados, pues, sencillo, si la empresa no es rentable, se debe liquidar.

Cómo Colpensiones si es rentable, y los fondos privados tengan que ser rentables, ¿con el derecho de la gente? ¿Si cotizas con 10 millones mensuales, le gustaría seguir viviendo con una pensión de 1.800.000 mensuales?  No es para dejar herencia, es para que usted viva. Ojo, señores, doctores de la ley, que aquí es para todos, de izquierda, mamertos, cachiporros y godos.

*Contador público. Asesor empresarial.

Más reciente