ir al contenido

Un estadio que debió ser una “Cuca”

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Este artículo critica la falta de reconocimiento a figuras históricas de Santander, Colombia y cuestiona la propuesta de un diputado de rebautizar el estadio principal con el nombre de un jugador argentino. El autor sugiere que se honre a figuras locales en su lugar.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Reynaldo Pérez

Al parecer Santander es un departamento sin memoria, tal vez solo los historiadores son conscientes de la necesidad que tenemos en el Oriente Colombiano, para construir de forma colectiva nuestra identidad ciudadana, teniendo como insumo nuestra rica y robusta historia santandereana, que fue inspiración para la emancipación latinoamericana.

El máximo escenario deportivo de nuestro departamento durante más de 50 años ha llevado el nombre de un expresidente oriundo de Honda, Tolima, el estadio Alfonso López Pumarejo. El departamento de los ‘pijaos’ tienen un estadio que también honra la memoria de otro de sus hijos ilustres, el expresidente y medico Manuel Murillo Toro.

Santander ha tenido solo un presidente, Aquileo Parra, nombre que a duras penas aparece en los programas educativos del departamento, tampoco en los escenarios deportivos del departamento.

Hoy en día los políticos se convirtieron en activistas digitales, actúan acorde a un algoritmo que les indique como  hacer crecer su huella digital, eso es lo más importante, lo que se ha convertido en tendencia en nuestra ciudad, es que su equipo del alma llegó a la gran final, ahí se le ocurrió la brillante idea a un diputado del departamento, de presentar un proyecto de ordenanza en la Asamblea Departamental, para cambiar el nombre del estadio Alfonso López, por el de la gloria argentina de nacionalidad colombiana que jugó en el equipo canario, “La bordadora” Américo José  Montanini.

De veintisiete departamentos que participaron en los últimos Juegos Nacionales, Santander ocupó el séptimo puesto, en un departamento donde los deportistas de alto rendimiento, sobreviven muchas veces de la caridad y las rifas que constantemente deben hacer para representar a su propio departamento en justas nacionales e internacionales, o en el mejor de los casos, vienen departamentos como Antioquia, Boyacá y el Valle, y se llevan a nuestros mejores deportistas, siendo estos son los departamentos que históricamente tienen los mejores resultados en las justas nacionales.

Poncio Pilatos gobernador de Roma, sentenció a Jesús haciendo un sondeo de opinión con la plebe, ¿a quién quieren que suelte, a Barrabas o a Jesús?, tal cual hizo el gobernador de Santander en su cuenta de X, donde los ídolos tienen prioridad y no las evidentes necesidades de las distintas ligas deportivas en el departamento. La huella digital de la plataforma, impuso como ganador a la gloria del Bucaramanga Américo Montanini, pero ¿dónde quedó la gloria Santandereana, Hernán el “Cuca” Aceros?

Antes del glorioso 5 de septiembre del año 93, el resultado futbolístico más importante que tenía la selección Colombia, era el empate cuatro a cuatro contra la Unión Soviética, en ese partido el jugador santandereano más importante de la historia del departamento, inició la remontada de ese recordado partido. Hasta el día de su muerte en el año 2018 “El Cuca” era el único jugador santandereano en asistir a un Mundial de fútbol, la gloria santandereana que constantemente hacia presencia en los partidos de barriada murió a los 80 años, exequias donde el gobernador y alcalde de la época brillaron por su ausencia, trato inmerecido para el santandereano que derrotó a Lev Yashin, “La araña negra” que para los expertos fue el mejor portero de todos los Mundiales.

Eso sucede cuando las decisiones administrativas se consultan al Estado de Opinión, el trato de concurso de belleza que el gobernador le ha dado a nuestra gloria Santandereana, es similar al de las autoridades que ni siquiera asistieron a su sepelio. El de Bucaramanga debe ser una “Cuca” de estadio, algún soberbio dirá que el estadio de Nápoles tiene el nombre de su máximo ídolo, no falta el despistado que quiera ver a Montanini y a Maradona con la misma altura futbolística.

Más reciente