ir al contenido

Un político de los arrechos

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

más que con títulos universitarios y posgrados de prestigiosas universidades, usted aprende a ser abeja, avión, abejorro, divino y adivino, prestidigitador, intérprete de sueños, creador de ensueños

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Oscar Fajardo. Aunque ustedes no me crean, para escribir esta columna consulté, mediante un curioso cuestionario que me inventé, a un no menos curioso transeúnte que me conseguí, y miren lo que me respondió el doctor fulano de tal.

Doctor fulano de tal ¿usted qué opina de la política?

Respuesta: Pues que como la política goza de toda la legalidad que un Estado democrático le puede otorgar a cualquier negocio o transacción comercial dentro de la ley, pues la política es un negocio más, donde se invierten grandes cantidades de dinero para obtener el poder de todas las instituciones nacionales con el fin de volver a recuperar el dinero, pero multiplicado de una manera fantástica. El que paga por llegar, llega para pagar.

¿Y a usted no le da culillo hacer semejante afirmación contra los políticos? ¿No teme represalias? Respuesta: Y por qué me va a dar culillo si es que estoy diciendo la verdad porque yo fui Representante a la Cámara. Lo que pasó fue que gané dos turnos y perdí otros dos, y como quedó limpia la ñonga, entonces me tocó quedarme de comentarista político como hacen todos los futbolistas viejos.  O usted, periodista ¿sí cree en un político pelao? Porque eso es como uno creer en un Mesías que le hace milagros a todo el mundo, pero no se los hace a él mismo.  O como el vendedor de lotería que le vende a uno el premio mayor pero no se le ocurre comprarlo él.

Pero dígame con sinceridad ¿Usted que opina de la política? Respuesta: Hermano, que, como la gripa, la pecueca, o las paperas, es un mal necesario.

Cómo así; explíqueme. Respuesta: Pues mire hermano. Uno necesita que le dé gripa porque por medio de ella elimina toxinas.  Uno necesita que le dé pecueca para que la gente sepa que uno patea con ambas.  Y uno necesita que le dé paperas, o parotiditis, que llaman, para que el organismo se autoinmunice y no le vuelva a repetir ¿me entiende? Lo mismo pasa con la política.  En la política, más que con títulos universitarios y posgrados de prestigiosas universidades, usted aprende a ser abeja, avión, abejorro, divino y adivino, prestidigitador, intérprete de sueños, creador de ensueños, ilusionista, malabarista, billarista con efecto triple al chorizo y especialista en carambolas a cinco bandas y de tas tas, rezandero, sobandero, enderezador de matrimonios torcidos, brujo barboseño, abogado tinterillo y hasta escritor y periodista.

Pero yo soy periodista profesional y usted me está ofendiendo. Pues eso no se ofenda de a mucho hermanito, que, de abogados profesionales, médicos profesionales, ingenieros y arquitectos profesionales, periodistas y escritores profesionales, incluso hasta de magos profesionales, es que está llena la fauna de la política. Pero es que es verracamente bacana por las perradas que se pueden hacer y por lo que uno se puede robar.

Pero usted por qué compara los brujos (parasicólogos, metafísicos, mentalistas) con los políticos. Respuesta: Pues es que eso es claro hermanito; no ve que se las saben todas y además el saludo, sobre todo en estos tiempos preelectorales, es idéntico y dice así: Qué tal, como te va; he pensado mucho en ti; cuéntame tu problema que yo te lo soluciono. Y enseguida, tenga el garrotazo por los riñones.

Pero Doctor X, usted hace afirmaciones muy ofensivas y tendenciosas contra los políticos, y esos granverriondos son supremamente gavilleros y de pronto lo acribillan.

Respuesta: pero será con la pistola de orinar. Qué va hombre; no sea ingenuo que ellos, o uno, lee esta güevonada y se muere de la risa porque lo primero que uno aprende es a ser cínico. O es que usted, siendo periodista ¿no los conoce?  ¿Usted alguna vez robo? pregunto. Pues que le digo hermano ¿robar, robar, robar, lo que se dice robar? No. No hermano porque eso es pecado mortal. Luego remató: Y sepa usted que la mayoría de ellos son todavía más cínicos. Porque es que así es la política en Colombia, y qué problema tan arrecho no estar metido en ella.

En fin. Ustedes, crean o no, ésta fue en realidad una entrevista legítima, eso sí, con un expolítico demasiado “gosquecito”. ¿O, será que no se nota?

Más reciente