ir al contenido

Como ha perdido su belleza la que fuera una ‘Ciudad Bonita’

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En el tropel de cada mañana avanzan por los corredores viales de la zona metropolitana de Bucaramanga miles de motocicletas, automóviles, camiones y buses provenientes de Floridablanca, Piedecuesta, Girón, Rionegro y Lebrija, ciudades que son los dormitorios de la capital de Santander. También llegan a la Central de Abastos y a las plazas de mercado los cargamentos de legumbres, frutas y verduras que producen nuestras estancias campesinas, para mitigar el hambre de la población citadina.

El desplazamiento de vehículos en medio de la total anarquía ofrece el panorama preocupante de una ciudad desordenada que perdió su belleza durante las dos últimas administraciones municipales. Pareciera una ciudad envejecida, donde las paredes de los edificios y viviendas dejaron de recibir desde hace varios años el toque generoso de los maestros de construcción.

Una ciudad en ruinas, en estado de abandono, donde sigue funcionando el botadero de basuras de El Carrasco, que hace doce años fue llamado a calificar servicios por parte de las autoridades ambientales de la CDMB, en medio de una junta metropolitana compuesta por los señores alcaldes que tienen miedo a la crítica perversa y malsana, a la hora de tomar decisiones, para resolver este delicado problema.

La ciudad de Bucaramanga está triste, porque sus parques están envueltos en cercas de plástico. El Parque Custodio García Rovira y la Plaza Cívica Luis Carlos Galán llevan dos años esperando el finiquito de las obras de remodelación, donde se han invertido miles de millones de pesos, la mala herencia de la pasada administración del ex alcalde Juan Carlos Cárdenas Rey, que tiene mucho que explicarle a la opinión pública, los sobrecostos de estas obras.

La nueva administración de Bucaramanga, en cabeza del alcalde Jaime Andrés Beltrán Martínez, puede ordenar el despeje de las vías públicas, ordenar que los vehículos ocupen los parqueaderos privados y eliminar las barricadas que colocaron sus antecesores, especialmente en la zona histórica de esta capital, reglamentando el tránsito de motocicletas que violan de manera permanente las normas del tránsito y que ponen en peligro la vida de los transeúntes. Mantener el control de la Policía, porque la guardia civil del tránsito resulta insuficiente para estos menesteres, ese sería el comienzo del ordenamiento vehicular que estamos esperando.

Motociclistas que recorren a gran velocidad unas vías estrechas, que antes ofrecían mejores y mayores espacios para el desplazamiento de todos los vehículos. Si pudiera eliminar las barricadas de las ciclorrutas donde derrocharon a manos llenas las finanzas públicas, habría la posibilidad de superar parcialmente los problemas de congestión que estamos padeciendo.

Más reciente

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

El ex director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia, Olmedo López Martínez, denuncia el compromiso de altos funcionarios del gobierno y congresistas en escándalos de corrupción y financiamiento de guerrillas, afectando reformas clave en salud, educación y justicia.

Miembros Público