ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Alcaldes que merecen olvido

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Oscar Fajardo. De antemano debo aclararles que yo no estudie la carrera de Comunicación Social-Periodismo para insultar a nadie. Pero como periodista que genera crítica responsable y fundamentada, como escritor y columnista y como hijo legítimo de Barbosa, estoy no solo en el sano derecho de defenderla, sino en la obligación insoslayable de criticar a sus detractores. Me tiene aturdido el desprecio que siente el alcalde Víctor Manuel Camacho por Barbosa, y el inexplicable e imperdonable irrespeto por la comunidad.

Admitimos que, en sus cuatro años de administración, si a eso se le puede llamar administración, que mejor debiera llamarse Desgreño Administrativo, no haya hecho nada por la ciudad y sus gentes. Es decir, tenemos que aceptarlo porque ya no se puede hacer nada para remediarlo. Víctor, con sinceridad quiero decirle que yo sigo siendo su amigo, si usted lo estima conveniente. Pero lo que no puedo es ser su alcahuete.

Le aclaro que yo no lo estoy endilgando delitos, y mucho menos investigando, puesto que eso les corresponde a los entes del Estado encargados de ese oficio. Pero lo que sí quiero hacerle caer en la cuenta, es que usted ha sido un pésimo mandatario. Usted hizo pactos con el diablo y este siempre gana los combates, dado que usted salió perdedor por todas las aristas. Con el tiempo se dará cuenta. Que con quién hizo triquiñuelas y componendas, sin duda usted sabrá. A mí personalmente me importa un carajo. Lo de ley que lo haga la ley. Pero no puedo callar u ocultar, cómo dejó acabar física y culturalmente a la ciudad.

En lo físico, usted nos hizo regresar a los tiempos feudales donde todas las vías transitadas por el hombre eran caminos de herradura o su equivalente. Trochas, para emplear un término. Las anchurosas calles de Barbosa que son la envidia de otras poblaciones vecinas, usted las dejó llegar a un deterioro de irrespeto y de vergüenza, donde los enormes huecos y la falta de mantenimiento constituyen sus obas de arte. En concomitancia con la gobernación del departamento, le incumplieron falazmente a la comunidad de esos sectores, y sobre todo a los estudiantes de la UIS-seccional Barbosa que deben con obligatoriedad ineludible, transitar por esa vía por donde ya no pasan ni siquiera las avionetas que van para el aeropuerto.

Respecto al hospital, primer problema-tragedia de la ciudad, usted en alguna ocasión me respondió que eso estaba en manos de la ley. Pero jamás forzó una solución conveniente para la comunidad. El agua para el consumo humano, durante su gobierno tampoco dejó de ser un problema álgido y contundente, aunque afirman algunos voceros que, “se le metió un mundanal de dinero”, pero nunca se aclaró, en qué se invirtió ese mundanal de dinero. Barbosa se convirtió en la ciudad más ruidosa de Colombia porque usted admitió, permitió y fomentó los altavoces a alto volumen de los publicitarios móviles y de sus negocios y de todo el que quisiera ponerse las calles de ruana.

La Secretaría de Tránsito no pasó de ser un esperpento descachimbado donde no se hizo ni se hace un control vehicular y los conductores estacionan donde les dé la bandida gana. Los motociclistas y mototaxis, que son herramientas de trabajo y prestan un enorme servicio de movilidad, convirtieron las calles de la ciudad en peligrosísimos velódromos públicos sin ningún tipo de autoridades de control.

Para hacer moñona, el parque central, que en esta época de navidad debe ser un socio lugar hermosamente iluminado, el compañero alcalde lo convirtió en un internacional mercado persa y de servicios brujilísticos donde se le adivina la  suerte, se le devuelve la moza cachona, se le da el número ganador del chance y/o la lotería, le regalan una prueba de Meromacho legítimo y otros repotenciadores sexuales, y si no tiene, le consiguen una socia, le venden mentol chino hecho en Medellín, y si está mondao por falta de trabajo, pues le fían mínimo un frasco de pachulí magnetizador de percantas y de pelanduscas, totalmente garantizado. Chino Vitor ¿Cuéntenos por qué odia a Barbosa?

Más reciente