ir al contenido

Cuidado nos roban el municipio de Concepción

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Oscar Jahir Hernández. Al municipio de Concepción en el departamento de Santander, conocido como la capital lanar de Colombia, se lo quiere poner de ruana Boyacá. Concepción está a punto de perder más del 60% de su tierra en un conflicto limítrofe lleno de evidencias en favor de las poblaciones vecinas de Chiscas y Cubará (ambas de Boyacá), las mismas que durante más de cien años no le prestaron la más mínima importancia a la colonización que los concepcioneros terminaron imponiendo en esas tierras.

Si bien es cierto que el dolor se concentra en la pérdida del territorio, los verdaderos problemas están en las inversiones que hicieron el municipio y el departamento en materia de salud, educación e infraestructura en un área que podría terminar siendo ajena por esa mala costumbre de creer que el ordenamiento territorial no es un asunto trascendental.

Una muestra de eso fue la contratación que hizo la anterior alcaldesa Ruth Vianney Anaya Méndez de un ingeniero agrónomo para resolver el tema (Algo que no resulta extraño en una región donde la planeación metropolitana la dejan en manos de un borracho).

Fueron cuatro años perdidos por parte del alcalde saliente José Alberto Calderón Castañeda en la defensa del territorio y ahora se vienen cuatro años más donde el alcalde entrante, el zootecnista de profesión Eduard Abril Borrero, tendrá que buscar la manera de no pasar a la historia como el hombre que dejó perder seiscientos kilómetros cuadrados de territorio, por no decir que el municipio entero. La administración pública municipal lleva mucho tiempo desmintiendo el asunto, pero no le ha dedicado ni un solo día a informarle a la comunidad la realidad de un asunto tan importante no solo para ellos, sino para el departamento entero.

Ningún congresista o senador que represente los intereses de los santandereanos ha hecho presencia en el territorio para asumir la defensa del mismo, porque claro, siempre será más importante llegar al gobierno nacional a defender los espacios burocráticos logrados que trabajar por el pueblo que los eligió.

De ahí que los habitantes de este municipio vivan con una vela encendida rogándole a Dios que el problema no escale a dimensiones mayores, porque de llegar a pasar eso, no solo sus bienes inmuebles entrarían quedarían en el limbo, sino también, las pocas o muchas inversiones que allí se han hecho quedarían sin doliente, así como sin doliente ha vivido la provincia entera en el transcurso de décadas enteras.

Lo mejor para Concepción es que la nueva administración municipal ajuste el norte de sus actividades públicas y la relación que tiene con los ciudadanos lo más pronto posible, para que pueda dedicarse con seriedad a convenir con las fuerzas políticas y sociales de Santander la defensa de su territorio, o de lo contrario, el señor Abril va a pasar a la historia como el alcalde que comenzó gobernando en Santander y terminó despachando en Boyacá.

Más reciente