ir al contenido

A hemodiálisis

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Edgar Armando Marín

En el Área Metropolitana de Bucaramanga son innumerables los pacientes con enfermedad crónica del riñón, también llamada insuficiencia renal crónica, que consiste en la pérdida gradual de la función renal, esta enfermedad lamentablemente no tiene cura y dependiendo de la etapa en que se encuentre sus consecuencias o efectos pueden ser peores para quienes la presentan.

Según la Organización Panamericana de la Salud -OPS-, algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de la enfermedad renal crónica son la diabetes, la presión arterial alta, enfermedades del corazón, el tabaquismo, y la obesidad.

Teoría que se puede confirmar con algunos pacientes cuando se hace necesario acudir a la acción de tutela para garantizar los principios y derechos constitucionales a la dignidad humana, a la vida, a la salud y seguridad social para obtener mediante fallo judicial el transporte para el desplazamiento a las diálisis tres veces por semana como lo certifica la empresa que brinda el servicio al mayor número de usuarios en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

Asimismo, hay pacientes que debido al estado avanzado de la enfermedad tienen que someterse a cirugía como es la amputación de miembros inferiores o superiores algo que me ha conmovido mucho en los últimos pacientes a quienes en el ejercicio de mi profesión como abogado les realizo una tutela para que el juez ordene la realización de una junta médica en aras a determinar la necesidad o no de un auxiliar de enfermería o cuidador que apoye a la familia cuando a esta se le imposibilita la atención 24/7 de su familiar o por no estar acta para brindar la atención y cuidado necesario que requiere su ser querido en el estado actual que se encuentra.

Por ello mi recomendación es estar muy atentos a los signos y síntomas de la enfermedad renal crónica que se desarrollan con el paso del tiempo y el daño renal puede avanzar lentamente y puede incluir náuseas, vómitos, pérdida de apetito, fatiga y debilidad, problemas de sueño, cambios en la producción de orina, disminución de la agudeza mental, espasmos musculares, calambres, hinchazón de pies y tobillo, presión arterial alta, síntomas y signos que también pueden ser causados por otras patologías con las que ha sido diagnosticado el paciente en su historia clínica.

Una vez se sea paciente de esta enfermedad la vida cambia drásticamente y se vuelve rutina que la vida diaria se destine la mayor cantidad de horas a asistir a los tratamientos, citas de control, a cuidados intensivos debido a las complicaciones de la enfermedad por su progresión que aunado a nuestro sistema de salud se convierte en un calvario para muchas familias que no están preparadas ni física ni económicamente para sobrellevar estas cargas en su diario vivir.

Por ende, mi invitación es al cuidado personal con buenos hábitos de vida, salir a caminar hacer ejercicio, comer bien, no fumar, no consumir alcohol en exceso, para que la mejor EPS que puede existir sarcásticamente como lo dice mi hijo mayor Estar Previniendo mi Salud, me brinde una buena calidad de vida para mí y quienes conforman mi núcleo familiar en el presente y futuro, amén.

Más reciente