ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Condenaron a la mamá de joven responsable por tiroteo en escuela de EE.UU

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Jennifer Crumbley, madre del adolescente responsable del tiroteo en Oxford, Michigan, fue declarada culpable de homicidio involuntario. La fiscalía argumentó negligencia al proporcionar un arma a su hijo sin atención a sus problemas de salud mental.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Jennifer Crumbley, la madre del adolescente responsable del trágico tiroteo en una escuela secundaria de Oxford, Michigan, en 2021, ha sido declarada culpable de los cuatro cargos de homicidio involuntario en un caso legal que ha desafiado los límites de la responsabilidad en tiroteos escolares.

El veredicto, emitido tras más de 10 horas de deliberación por parte de un jurado de 12 personas, representa un hito en este novedoso caso legal. Crumbley, de 45 años, había declarado su inocencia respecto al tiroteo que cobró la vida de cuatro alumnos e hirió a otros seis estudiantes y un profesor. Enfrenta una posible sentencia de hasta 15 años de prisión, la cual será dictada el 9 de abril.

La fiscalía sostuvo que Crumbley fue gravemente negligente al proporcionar un arma a su hijo de 15 años, Ethan, y al no buscar ayuda para sus problemas de salud mental, a pesar de las señales de advertencia. Durante el juicio, testigos y evidencias respaldaron esta acusación, mientras que la defensa argumentó que otros factores también contribuyeron al trágico suceso.

Crumbley defendió sus acciones durante el juicio, aunque su testimonio no logró convencer al jurado. La acusación se centró en tres aspectos principales: el conocimiento de Crumbley sobre los problemas mentales de su hijo, cómo accedió él al arma de fuego y su inacción durante una reunión escolar crucial el día del tiroteo.

Este caso, que ha captado la atención nacional, no solo ha sentado un precedente legal en cuanto a la responsabilidad de los padres en tiroteos escolares, sino que también ha arrojado luz sobre el colapso de una familia estadounidense marcada por el sexo, la violencia y la enfermedad mental.

El esposo de Crumbley, James, está pendiente de juicio por los mismos cargos, mientras que su hijo Ethan ya fue condenado a cadena perpetua por su papel en el tiroteo. La tragedia de Oxford continúa siendo un recordatorio angustiante de los desafíos que enfrentan las comunidades escolares y la sociedad en general en la prevención de la violencia armada.

Más reciente