ir al contenido
🔴

Conmemoración significativa en el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Homenajeando vidas

En la solemne mañana de este 9 de abril de 2024, se llevó a cabo un emotivo acto conmemorativo en el patio de banderas del Palacio Amarillo. Era el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas de Colombia, una jornada de reflexión y compromiso para no olvidar el sufrimiento y la lucha de aquellos que han sido afectados por décadas del conflicto armado en el país.

La ceremonia comenzó con la izada de la bandera a media asta, un gesto simbólico de respeto y duelo por todas las vidas perdidas en el conflicto. Entre los presentes se encontraba el Gobernador de Santander, Mayor General (r) Juvenal Díaz Mateus, quien ofreció unas palabras conmovedoras en honor a las víctimas.

"Nos unimos a esta celebración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas para rendir homenaje a aquellos que perdieron sus vidas o sufrieron lesiones a causa del conflicto armado", expresó el Gobernador. "Como gobernador de Santander, me comprometo a trabajar incansablemente por la verdad, la justicia, la reparación, la no repetición y la reconciliación. Nuestro desarrollo estará orientado a garantizar los derechos de las víctimas, apoyar su proceso de recuperación integral y promover su participación activa en la construcción de la paz".

Las palabras del Gobernador resonaron en el corazón de los presentes, recordándoles la importancia de honrar la memoria de las víctimas y a trabajar juntos por un futuro mejor para todos. Pero la jornada no solo fue un acto protocolario, sino también un espacio para escuchar las voces de aquellos que han sido directamente afectados por el conflicto.

Por ende, Manary Figueroa Hernández, delegada de la mesa de participación de víctimas de Santander por violencia sexual, destacó la precariedad de la situación de las víctimas en la región: "Las autoridades no nos han escuchado ni nos han brindado el apoyo necesario. Exigimos la creación de un espacio de memoria histórica en Santander y la implementación de actividades que promuevan nuestros derechos y nuestra recuperación integral".

Manary Figueroa Hernández, delegada de la mesa de participación de víctimas de Santander por violencia sexual.

Después del acto de bienvenida en la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas de Colombia en el Auditorio Augusto Espinosa Valderrama, el grupo de tamboras Chambaku se presentó, poniendo a bailar a los presentes con sus ritmos vibrantes. Posteriormente, se compartieron testimonios que reflejaban tanto el dolor como la esperanza de aquellos que han experimentado de cerca las consecuencias de la violencia, ofreciendo un espacio para la reflexión y la solidaridad.

La realidad de las víctimas

Darley Ramírez, una víctima discapacitada, compartió su historia: "Hace 25 años caí en una emboscada del ELN en Santa Cruz de la Colina, Santander. En ese momento, nos levantaron a granada y mortero. A pesar de estar en proceso de reparación de víctimas, aún no recibo apoyo. El abandono del Estado hacia nosotros, los afectados por la violencia, es evidente. Necesitamos ser tenidos en cuenta y que se respeten nuestros derechos, especialmente los de las personas con discapacidad".

Darley Ramírez, víctima discapacitada.

Leonilde Fino López, representante de la mesa de víctimas del municipio de El Playón, expresó las expectativas de su comunidad: "Necesitamos una reparación colectiva que aborde nuestras diversas necesidades. En El Playón, hemos sufrido las consecuencias del conflicto armado, y exigimos que se nos reconozca y se nos indemnice adecuadamente".

Desde este mismo enfoque, Rodrigo González Márquez, defensor regional del Magdalena Medio, subrayó la importancia de la memoria histórica, de no olvidar el pasado y de priorizar el trabajo hacia las víctimas del conflicto armado: "El Estado tiene la responsabilidad de reparar integralmente a las víctimas. Desde la Defensoría, estamos comprometidos a escuchar y apoyar a quienes han sufrido la violencia. Necesitamos que se priorice el trabajo hacia las víctimas, pero que se haga efectivo mediante la ley".

Rodrigo González Márquez, defensor regional del Magdalena Medio.

Estas palabras, cargadas de dolor, esperanza y exigencia de justicia, resonaron en el auditorio, recordando la urgencia de acciones concretas para garantizar la memoria y la reparación de las víctimas en Colombia. La conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas se convirtió así en un llamado a la acción y a la reflexión sobre el compromiso de construir un futuro más justo y reconciliado para todos los colombianos. En medio de la adversidad, las voces de las víctimas emergieron como un recordatorio poderoso de la necesidad de justicia y solidaridad en el camino hacia la paz y la reconciliación nacional.

En última instancia, el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas de Colombia debe ser un recordatorio permanente de nuestro deber como sociedad de no olvidar el pasado, de rendir homenaje a las víctimas y de trabajar juntos por un futuro en el que prevalezcan la justicia, la verdad y la reconciliación. Solo así podremos construir una Colombia en la que todas las personas puedan vivir libres de violencia y en paz consigo mismas y con los demás.

Más reciente