ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Donald Trump promete poner fin a “fronteras abiertas” de Biden si regresa a la Casa Blanca

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El expresidente Donald Trump avivó este fin de semana su retórica antiinmigrante durante un mitin en Conway, Carolina del Sur, al reafirmar su promesa de adoptar medidas drásticas en materia migratoria si regresa a la Casa Blanca. En un intento por ganar apoyo político, el republicano dijo que pondrá fin a lo que describió como políticas de “fronteras abiertas” implementadas por el gobierno de Joe Biden.

Durante su discurso, el exmandatario anunció su intención de llevar a cabo lo que denominó como “la mayor operación de deportación en la historia de Estados Unidos”. Una afirmación que refleja un retorno a la línea dura de su agenda migratoria, un tema central de su presidencia anterior.

Las declaraciones de Donald Trump llegaron poco después del fracaso de un proyecto de ley fronteriza en el Congreso, un revés que el exmandatario celebró públicamente. El proyecto no logró avanzar en el Senado, en parte debido a la oposición y presiones que ejercieron él y sus seguidores políticos.

“Hemos aplastado el desastroso proyecto de ley de fronteras abiertas del corrupto Joe Biden”, manifestó.

Sin embargo, la afirmación sobre las “fronteras abiertas” de Estados Unidos carece de precisión y exactitud. Aunque la política migratoria ha sido objeto de controversia y debate, la noción de fronteras completamente abiertas no refleja la realidad. Estados Unidos cuenta con leyes y regulaciones migratorias, así como con sistemas de control fronterizo y procedimientos de aplicación de la ley.

Las palabras de Trump resaltan su continua influencia en el panorama político estadounidense, así como su capacidad para movilizar a una base de seguidores comprometidos. Su enfoque agresivo hacia la inmigración ha sido un pilar de su plataforma política, generando tanto apoyo como críticas.

A medida de que se acercan las elecciones presidenciales, y con la incertidumbre política en aumento, las declaraciones del republicano muestran una estrategia diseñada para mantener su relevancia en el debate nacional y viva la llama de su base política. Aunque la veracidad y viabilidad de sus promesas políticas continúan siendo objeto de escrutinio.

Joe Biden, presionado por Donald Trump

Según la agencia de noticias Efe, Joe Biden ha dado un giro en la política migratoria bajo la presión del expresidente republicano. La Casa Blanca propone las mayores restricciones en la frontera con México a cambio de la aprobación de nueva ayuda militar para Ucrania por parte del Congreso.

Esa propuesta marca un cambio significativo en la postura de Biden, quien se presentó como una alternativa a Trump, prometiendo un enfoque más humanitario hacia la migración. Sin embargo, la creciente presión interna y la necesidad de garantizar la ayuda militar para Ucrania han llevado a la administración demócrata a reconsiderar sus compromisos anteriores.

El nuevo enfoque migratorio se centra en restringir el derecho al asilo, una medida que marca un cambio radical en las políticas de Estados Unidos. Bajo las leyes actuales, cualquier persona tiene el derecho de solicitar asilo en la frontera o dentro del territorio estadounidense, sin límite en la cantidad de solicitudes que pueden ser aprobadas cada año.

Este cambio ha generado decepción entre algunos de los partidarios demócratas, quienes ven la reversión de sus promesas como una traición a sus principios. Vanessa Cárdenas, quien trabajó en la campaña electoral de Biden, expresó a Efe su desilusión ante este cambio y señaló que el mandatario se ha alejado de lo que originalmente prometió hacer.

El abandono de las promesas migratorias también refleja un cambio en el panorama político, con el Partido Republicano adoptando posturas cada vez más conservadoras, lo que ha influido en el discurso y las políticas migratorias. Este nuevo pacto marca un hito en la política estadounidense, donde la llegada masiva de extranjeros continúa siendo un tema central y altamente controvertido.

Más reciente