ir al contenido

Editoriales colombianas se oponen a la ‘Ley del libro’ aprobada en la Cámara: estas son sus razones

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Cuatro importantes agremiaciones del sector editorial colombiano rechazan un proyecto de ley para fortalecer el ecosistema del libro en el país, argumentando que no representa los intereses de autores, editoriales y librerías, y propusieron la reactivación del Consejo Nacional del Libro.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El pasado martes 11 de junio, la Comisión VI de la Cámara de Representantes aprobó en primer debate el proyecto de ley número 427, destinado a fortalecer el ecosistema del libro en Colombia. Esta decisión ha desatado controversia, ya que cuatro importantes agremiaciones del sector editorial colombiano han solicitado su archivo.

Las organizaciones que firmaron la petición son la Asociación Colombiana de Libreros Independientes (ACLI), la Asociación Colombiana de Literatura Infantil y Juvenil (ACLIJ), la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC) y la Cámara Colombiana de la Edición Independiente (CCEI).

Según estos gremios, el proyecto de ley no refleja correctamente los intereses de los actores del sector, como autores, editoriales y librerías. En un documento, han afirmado que sus sugerencias no han sido debidamente incluidas y que el proyecto actual no aborda adecuadamente la complejidad del sector. A pesar de su disposición a continuar participando en debates públicos, insisten en la necesidad de archivar el proyecto.

La Comisión VI menciona que el proyecto es esencial para actualizar la legislación vigente y fortalecer el sector. Sin embargo, las agremiaciones indican que muchos temas podrían resolverse mediante planes y políticas del Ministerio de Cultura, especialmente a través del Consejo Nacional del Libro.

Adriana Martínez-Villalba García, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, destacó desde el Ministerio la importancia de reactivar el Consejo Nacional del Libro, un órgano inactivo durante más de una década. “Hoy tenemos dos Cámaras del libro, una de ellas, la Cámara Colombiana de la Edición Independiente, conformada por 82 editoriales independientes, pequeñas y medianas de todo el país”, señalaron fuentes del Ministerio, subrayando la necesidad de un enfoque inclusivo y participativo.

La principal preocupación de las agremiaciones es que la aprobación del proyecto de ley podría interferir con la reforma de la Ley General de Cultura, descrita como un proceso más participativo y estructurado. “Confiamos plenamente en los conceptos y estructuras que se han expuesto hasta la fecha”, manifestaron los portavoces gremiales, quienes temen que el proyecto perjudique los esfuerzos del Ministerio.

Juan David Correa, ministro de Cultura desde 2023, ha propuesto un trabajo organizado y serio en torno a la reforma de la Ley General de Cultura, buscando recoger las necesidades de todos los sectores culturales en una sola ley. “Queremos presentar un solo proyecto de ley, el de la reforma a la ley general de cultura”, reiteró el Ministerio.

Por primera vez, el sector editorial colombiano se siente representado por alguien con vasta experiencia en el sector, lo que les otorga mayor confianza en el proceso. Una representante subrayó la importancia de un acceso democrático a los libros y la lectura. “Nos sentimos en capacidad de poder recoger las voces de creadores, editores, libreros, distribuidores, etcétera, para que la ley abra sus campos de acción”.

Durante una reunión en abril con el sector del libro, el Ministerio de Cultura presentó los puntos clave de la reforma, instando a los agentes del sector a participar activamente en el proceso. “El texto se compartirá en estas próximas semanas para recibir aportes vía web”, comunicaron representantes del Ministerio.

Entre los puntos críticos señalados, destaca la necesidad de definir adecuadamente a los actores del ecosistema del libro y abordar temas esenciales como la reglamentación de descuentos en libros. “No podemos definir qué es un editor sin los editores”, enfatizaron los portavoces gremiales.

La discusión sobre la Ley del libro y la Ley General de Cultura refleja una lucha por equilibrar la actualización de la legislación y la inclusión de todas las voces del sector. El Ministerio de las Culturas se ha comprometido a garantizar que cualquier nueva ley refleje la diversidad y complejidad del ecosistema del libro en Colombia.

Finalmente, las asociaciones y colectivos editoriales independientes hacen un llamado a los colombianos a involucrarse activamente en estas discusiones.

Más reciente