ir al contenido
🔴

El artista administrador

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Braulio Mantilla

Luego del año de elecciones, y a partir de la conformación de los gabinetes administrativos, por parte de las municipalidades, y las gobernaciones, se ha generado un riego de propuestas de diferente talante. Entre ellas, aparece, de nuevo, la propuesta que exista en los espacios administrativos, como la Secretaría de Cultura y Turismo de la Gobernación, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, y las casas de cultura, artistas a cargo de dichos escaños.

Así emerge la preocupación de cuales podrían ser las propuestas organizativas que le podría dar la mayor viabilidad a los procesos culturales de la región. Como no podía faltar, en el espacio virtual más dinámico (y temprano): el Observatorio Cultural Rizomas, conformado por artistas, profesores e intelectuales de la región (con el acompañamiento de pares de algo más de 10 países) donde existe un debate permanente sobre cultura, se barajó esa opción: que los administradores de cultura sean Artistas.

Hay que tener en cuenta que, por lo general, el sector cultural no goza de la mejor preparación académica. Habría que aclarar que no es tan necesaria a la hora del manejo de destrezas expresiva. Aunque no puede haber un verdadero artista sin la suficiente solidez intelectual. No basta con el solo despliegue de destrezas para llegar a realizar una verdadera creación Artística.

Ya en el ramo administrativo, las exigencias son otras. Pero se puede ver que una buena parte de los artistas (del 80% al 70%) no cuenta con formación universitaria. Y si hablamos de maestrías, con los precios y la oferta de la región respecto a formación cultural, pues el promedio se reduce al 10% (con esta formación). Si hablamos de doctorados, creería que se reduce a menos del 1%.

Si hacemos otro balance, nos podemos consolar con un nivel de lectura elevado. Pero la verdad, es que si el balance actual es que el colombiano promedio lee 3.7 libros al año, el sector cultural podría tenerlo un poco más elevado. Podríamos decir que se logra hablar de 5 a 7 libros al año. Es muy probable que no se llegue a los 10. Pero siendo optimistas digamos que podeos decir que se le un libro por mes. Aunque obviamente el sector literario tiene otros estándares. Aspectos que podría suplir la deficiencia académica.

Pero, entrando un tanto más en el tema, podríamos precisar que el artista no es la persona más equilibrada, ecuánime o racional. La naturaleza de su oficio es otra. En la mayoría de casos le gana la pasión, el sentimiento, y no precisamente la modestia. Las rencillas, la intriga, los celos profesionales (que son naturales en todo sector), al interior son muchos más agudos. Eso lo hace menos tolerante, más irascible y conflictivo. En resumidas cuentas, menos diplomático. Y en la administración pública hay que tener ciertas características…

Las pocas experiencias que se han tenido, que no vamos a mencionar, el artista administrador tenía el vicio de inclinar su proceso administrativo hacia su sector expresivo (en medio de las demás deformaciones). Sin embargo, no se podría dar por descartada la opción de alguien con suficiente formación en ciencias humanas, y un buen grado de ecuanimidad.

Pero si somos un poco más claros y diáfanos al respecto, podemos considerar que, si el sector cultural se apropia de manera adecuada de las herramientas de ley, podría llegar a presionar un proceso administrativo acorde a las necesidades. La herramienta de ley más poderosa, en el momento, se encuentra en los consejeros de Cultura. Si se acompaña debidamente a los consejeros, si se les brinda el apoyo, y se elige a cabalidad, se puede llegar a ajustar el enfoque y el gasto administrativo.

Sin embargo, todos sabemos que a los administradores no les gusta cogobernar, por lo que no reconocen debidamente a los consejos de cultura. Factor por el que estos deben acompañarse de manera decisiva por parte del área respectiva. Las condiciones están dadas, pero hace falta mucha mayor consciencia de trabajo común y colectivo, como madurez y disposición para la concertación.

Más reciente