ir al contenido

En Colombia hay un pueblo donde se casan entre primos: está a dos horas de Medellín

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

En el pueblo de Amaranto en Ciudad Bolívar, Antioquia, donde su población de 200 habitantes es toda de la misma familia, la tradición de casarse y tener hijos entre primos persiste desde 1890. Usualmente requiere permiso del obispo y evita conflictos como la envidia.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En Ciudad Bolívar, Antioquia, existe un pequeño pueblo llamado Amaranto, donde sus aproximadamente 200 habitantes son todos de la misma familia y mantienen una tradición peculiar: **casarse y tener hijos entre primos**. Situado a dos horas de Medellín, el acceso al lugar es complicado debido a la necesidad de cruzar un cañón.

*El Tiempo* conversó con Ana María Vanegas Galeano, líder comunal, quien explicó que esta **tradición de endogamia** se remonta a 1890. Ese año, Isaac Galeano y Eudoxia Vanegas llegaron a Amaranto, fundado por Joaquín Galeano, padre de Isaac. La pareja tuvo siete hijos, de los cuales uno, Gregorio, se casó con Etelbina, hija de Isaac y Eudoxia, formando así la primera pareja de primos del pueblo.

Luis Aníbal Vanegas Galeano, fruto de la unión de Gregorio y Etelbina, mencionó que otros tres tíos siguieron el mismo camino, y él mismo se casó con su prima hermana, Alba del Jesús Galeano Henao, con quien tuvo 11 hijos.

Alba, de 85 años, recordó al medio que para poder casarse, a pesar de su parentesco, tuvieron que pedir permiso al obispo de Jericó, quien les impuso ciertas condiciones: rezar 50 padrenuestros, 20 rosarios y hacer seis confesiones.

*No había nada que hacer, nos enamoramos, así fue mal visto. Es que fuimos criados en la misma vereda, nos veíamos casi a diario, por eso resultamos casados, de estar tan cerca, tan apegados. Pero también había algo, una atracción, porque, a pesar de que yo me fui a Medellín unos meses, no me fijé en nadie más y cuando volví a la vereda nos ennoviamos*, explicó Alba.

Umberto del Jesús Henao Galeano, otro miembro de esta peculiar comunidad, expresó que mantener todo en familia facilita las cosas y evita conflictos como la envidia. *Nos la llevamos bien entre todos, celebramos todas las fiestas juntos, somos la vereda más unida y sana que tiene Ciudad Bolívar*, afirmó.

Más reciente