ir al contenido
🔴

Feroz competencia de las importaciones acaba con las industrias en Colombia

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Los últimos datos entregados por las agremiaciones de industrias asentadas en Colombia, dan cuenta que un total de ochenta y dos empresas han cerrado operaciones en el país, de las cuales catorce de ellas se han ido de Bucaramanga.

Esa preocupante cifra empezó a forjarse hace 30 años cuando se firmó el famoso Tratado de Libre Comercio entre México, Colombia y Venezuela, denominado Tratado del Grupo de los Tres, el cual se refrendó el 13 de junio de 1994 y entró en vigor el 1 de enero de 1995.

Desde ese momento se empezaron a resquebrajar muchas empresas que otrora, no sólo exportaban gran cantidad de su producción, sino que generaban muchos puestos de trabajo, los cuales empezaron a perderse, o a sacrificar salarios, por la nula capacidad de competir.

Luego vinieron más Tratados de Libre Comercio con otras naciones, los cuales menoscabaron, aún más, las industrias asentadas en nuestro país y, con el correr de los años, les fue imposible competir contra ese feroz embate de las importaciones, de todo tipo, que arrinconaron o enterraron a la industria nacional.

El producto insignia de las exportaciones agrícolas de Colombia que era el café, se fue a pique por los malos negocios y las concesiones otorgadas por parte de dirigentes y Gobiernos que sólo miraron el momento, pero se olvidaron de proyectar el futuro y Colombia, paso de ser el segundo exportador de café en el mundo, a un quinto y raquítico lugar donde el café colombiano se sostiene sobre un hilo.

También se fueron al traste las producciones de calzado, arrasadas por las importaciones y el contrabando que llegó de la China a precios irrisorios, para herir de muerte a una industria que, como la establecida en Bucaramanga, generaba negocios enormes hacia el interior del país y a países como Brasil, Venezuela y otros del Área Andina.

El panorama económico colombiano se presenta cada vez más nublado, mientras los diversos indicadores señalan un inminente declive, las autoridades económicas del país no inmutarse ante nefastas noticias como la reciente clausura de Colmotores, una empresa automotriz de larga trayectoria, cuyo cierre encendió las alarmas y deja entrever la posibilidad de un efecto dominó en el sector industrial actual.

A pesar de las reiteradas advertencias de distintos sectores productivos, el Gobierno nacional no ha tomado medidas contundentes para reactivar la economía y esa pasividad, ante las señales de alerta, contrasta con la urgencia de emprender acciones para calmar las aguas.

Se requiere un urgente plan de acción integral que aborde las diversas problemáticas que aquejan a la economía colombiana, donde es vital y necesario, fomentar la inversión, impulsar la generación de empleo y fortalecer el sector productivo, porque sólo con acciones decididas y oportunas se podrá evitar una tormenta económica de proporciones inimaginables.

Más reciente