ir al contenido
🔴

Haití en uno de sus peores periodos de caos

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Foto por: los ángeles times (Odelyn Joseph / Associated Press)
Versión Beta Reportar error

Resumen

Haití, el país más pobre de América Latina, enfrenta una grave crisis tras el bloqueo de pandillas al aeropuerto, saqueos y liberación de presos. El Primer Ministro, Ariel Henry, está varado en Puerto Rico. La escasez de alimentos y agua amenaza a la población.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Haití es el país más pobre de América Latina y el Caribe, y tiene una de las tasas de desigualdad de ingresos más altas del mundo. En 2020, la tasa de pobreza alcanzó casi el 60 %. Dos tercios de la población pobre habita en zonas rurales.

Las pandillas han bloqueado el aeropuerto, impidiendo el aterrizaje y despegue de aviones. Se han saqueado puertos marítimos, edificios públicos y tiendas, causando daños materiales y pérdidas económicas significativas. Casi una docena de comisarías de policía han sido atacadas, poniendo en riesgo la seguridad de los agentes y la población.

Las carreteras se encuentran bloqueadas, lo que ha cortado el suministro de alimentos a la ciudad. Miles de presos han sido liberados después de que las cárceles fueran atacadas. El corte del suministro de alimentos ha generado escasez y preocupación entre la población. Los ataques y la liberación de presos han aumentado la inseguridad en la ciudad. La situación actual ha generado un clima de caos y miedo en la población.

El primer ministro, Ariel Henry, está varado en Puerto Rico mientras miembros de una pandilla hacen estragos, exigen su renuncia y bloquean docenas de camiones llenos de envíos de alimentos del Programa Mundial de Alimentos.

El estado de emergencia alrededor de Puerto Príncipe, la capital, se extendió otro mes. Cientos de personas se pasan horas haciendo cola todos los días para comprar baldes de agua. Los camiones que hacen entregas no pueden ingresar a los barrios porque las calles están bloqueadas.

Al menos ocho personas fallecieron de cólera en los últimos días y decenas más han sido tratadas, de acuerdo con las autoridades sanitarias, que les pidieron a los manifestantes y a las bandas que permitan la llegada de combustible y agua a los barrios.

El futuro de Haití esta en juego,  si se entregan los más de 1.000 soldados prometidos, se espera que la fuerza extranjera plantee un serio desafío al control de las pandillas, lo que podría renovar la esperanza de cambio en el país y ganar tiempo para el asediado primer ministro.

Pero si la misión no llega pronto, los expertos y miembros del Gobierno advierten que es probable que explote la creciente presión por la insoportable violencia de Haití.

Más reciente