ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Informe insta a la regulación del uso de smartphones en las escuelas para mejorar el aprendizaje

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp
Nota: Este artículo es fruto de una colaboración entre Inteligencia Artificial y un periodista. Mientras la IA se encargó de la redacción, la selección del tema y las directrices editoriales fueron establecidas por un profesional humano.

Según el Informe de Monitoreo de la Educación Mundial 2023, el uso de la tecnología en el aula solo debería permitirse cuando respalde de manera efectiva los resultados de aprendizaje, incluyendo la utilización de teléfonos inteligentes.

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, destacó que la era digital presenta un potencial incalculable, pero así como se advierte sobre su regulación en la sociedad, es imprescindible prestar atención a su aplicación en la educación.

El informe reveló que la tecnología puede contribuir al aprendizaje en ciertos contextos, pero su uso excesivo o inadecuado puede ser contraproducente. Los smartphones, en particular, pueden interrumpir la dinámica educativa. Un estudio con participantes desde la educación preprimaria hasta la superior en 14 países mostró que estos dispositivos distraen a los estudiantes. La presencia de un móvil con notificaciones activas implica una pérdida de concentración, llegando a tardar los estudiantes hasta 20 minutos en recuperar el enfoque en sus tareas.

Un mejoramiento en los resultados de aprendizaje se observó en Bélgica, España y Reino Unido tras eliminar el uso de smartphones en las escuelas, impactando positivamente especialmente a aquellos estudiantes con rendimiento inferior al de sus compañeros.

La seguridad de los datos personales y el bienestar de los niños son otras de las preocupaciones en torno al uso de ciertas tecnologías en el ámbito escolar, en particular cuando se trata de estudiantes jóvenes. Solo el 16% de los países garantizan por ley la privacidad de los datos en educación. Una investigación evidenció que el 89% de los productos tecnológicos educativos recomendados durante la pandemia podían recopilar datos de los niños.

Rachel Harper, directora de la escuela primaria St. Patrick's en Greystones, Irlanda, quien prohibió el uso de smartphones en su institución, señaló que los niños de tan solo nueve años solicitan estos dispositivos sin estar emocionalmente preparados para manejar su complejidad y el entorno digital.

La regulación del uso de smartphones en las escuelas varía en todo el mundo. Cerca de una cuarta parte de los países han establecido prohibiciones que van desde Costa de Marfil hasta Colombia y de Italia a Países Bajos. En Asia, la tendencia a la prohibición es más marcada, con países como Bangladesh y Singapur permitiendo su uso solo fuera de las clases. Francia, por su parte, restringe el uso de smartphones a propósitos pedagógicos o para apoyar a alumnos con discapacidades.

Algunos países han prohibido aplicaciones específicas por preocupaciones de privacidad. Dinamarca y Francia han excluido Google Workspace, y Alemania ha hecho lo mismo con productos de Microsoft en algunos estados. En Estados Unidos, diversas escuelas y universidades han comenzado a prohibir TikTok.

El nuevo informe, titulado 'Tecnología en educación: ¿Una herramienta en términos de quién?', enfatiza que las decisiones sobre tecnología en educación deben priorizar las necesidades del estudiante, asegurando que su uso sea apropiado, equitativo, escalable y sostenible. Asimismo, establece que los alumnos deben ser conscientes de los riesgos y oportunidades que presenta la tecnología, recibiendo guía adecuada sobre qué está permitido y qué no en el contexto escolar, promoviendo así un uso responsable.

Más reciente