ir al contenido
🔴

La conectividad y el turismo

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Capitán Rubén Darío Lésmes Bustamante*

Promover el turismo contiene estrategias bien definidas y evidenciadas como lo son: El servicio al cliente, la gastronomía, las instalaciones y hoteles, por supuesto la experiencia in situ y algunas más. Sin embargo, un aspecto sustancial y que se convierte en determinante a la hora de viajar es la conectividad que nos permite acceder al destino; en este renglón de la estrategia se hace necesario reflexionar sobre la condición y la capacidad de conectar destinos locales, regionales, nacionales y por supuesto los internacionales.

Santander, un departamento altamente rico en destinos turísticos tiene una gran debilidad en cuanto a la conexión de estos destinos, la estructura vial esta fracturada y la topografía del departamento hace que un desplazamiento de 100 kilómetros pueda tomar hasta cuatro horas, debemos aceptar que tanto la geografía como la infraestructura vial no son coayudantes en el propósito de acceder de manera ágil y práctica a las riquezas de la región.

No obstante, a lo anterior, el Departamento de Santander y sus provincias, cuentan con otros activos, bienes territoriales que permiten el acceso a sus destinos como lo son: Puertos (Considerando la navegabilidad de ríos como el Magdalena y embalses como Topocoro), y aeródromos o aeropuertos.

Todas las provincias cuentan con inventario aeronáutico que puede ser explotado y utilizado como medio de conectividad. En la industria aeronáutica a esta conexión territorial se le conoce como la última milla, esto es, la conectividad final de un destino que no es aeropuerto internacional (reconociendo el alcance del turismo a todo nivel), conectar esa última milla es trascendental para el desarrollo económico de las regiones.

Los inventarios aeronáuticos de Santander son infraestructuras territoriales en su gran mayoría (excluyendo aeropuertos como: Palonegro, Yariguíes y Cimitarra, que son propiedad de la Unidad Administrativa Especial de la Aeronáutica Civil, UAEAC), por lo tanto, y hasta el día de hoy, la propiedad, explotación y administración de estos aeródromos es responsabilidad de las administraciones municipales, esto supone un reto bastante alto para los mandatarios locales toda vez que, esta operación y administración está enmarcada en normativa altamente técnica y, la sostenibilidad de estos activos no ha estado incluida en los planes municipales y/o departamentales de desarrollo, consecuencia de ello y de la falta de conocimiento del negocio aeronáutico, estos inventarios aeronáuticos están por decirlo menos, en estado de abandono.

Los aeropuertos, aeródromos y las infraestructuras aeronáuticas son sin duda un activo que dinamiza la economía con impacto directo; el sector agrícola, el sector salud, el industrial, el turismo, el hotelero, el público y el privado entre otros, son sectores beneficiados de manera directa con el servicio de la conectividad aérea, optimizando el alcance de servicios y productos en tiempo adecuado y oportuno.

Ahora bien, para Santander con sus condiciones topográficas y el estado de sus mallas viales fracturadas, debe entenderse que tanto en el tiempo como en la cuantía cobra sentido reactivar la conectividad aérea y el servicio aeroportuario existente. Ya para el año 2024, la Gobernación del Departamento ha incluido en su plan de desarrollo una meta en inversión para la infraestructura aeroportuaria, existen además emprendimientos gremiales y privados Como el Grupo de Conectividad Aérea y Desarrollo Económico para Santander que buscan el mismo objetivo, comprometiendo a través de su gestión a las entidades nacionales y territoriales para lograr este objetivo. * Consultor del Sistema Aeronáutico

Más reciente

De la literatura, la filosofía y la economía

De la literatura, la filosofía y la economía

El artículo aborda la relación intrínseca entre literatura, filosofía y economía. La literatura refleja las estructuras sociales y económicas, la filosofía busca entender la existencia y realidad y la economía estudia la producción y distribución de bienes y servicios esenciales.

Decisiones trascendentales

Decisiones trascendentales

“En tiempo de desolación no hacer mudanza”, enseñaba Ignacio de Loyola a los jesuitas, para señalar que en tiempo de crisis no tomaran decisiones trascendentales, como califiqué en anterior columna las que podría tomar la Mesa de Diálogos con el ELN en la actual ronda. Por: José Félix Lafaurie Ahora