ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

La historia de Luis Fernando Reyes Meza Por: Oscar Jahir Hernández Rugeles

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Todo lo que se ha dicho del médico cirujano Luis Fernando Reyes Meza, respecto al caso de violencia intrafamiliar que pesa sobre sus hombros, se podría resumir en una sola frase: Es una absoluta mentira. No es mi costumbre defender a la gente con mis letras, pero donde abunda la injusticia y las acciones miserables de quienes pretenden acabar la vida de los demás con engaños y falsedades, se hace necesario elevar la voz en defensa de quienes sufren las afrentas.

El doctor Reyes viene afrontando un proceso judicial instaurado en su contra por parte de Adriana Lizeth Vargas Uribe, una mujer que durante más de 25 años viene presentándose ante la sociedad santandereana como una falsa profesional en administración de empresas, sumado al hecho de mostrar en su haber una serie de títulos inexistentes de diversas universidades del país y del mundo, donde jamás ha estado vinculada académicamente.

La misma mujer que tuvo que ser denunciada ante la Fiscalía General de la Nación por haber presentado en el desarrollo de una tutela interpuesta por ella misma, una incapacidad médica falsa, con la que pretendía que se le pagaran daños y perjuicios dentro del mismo modus operandi que ha venido poniendo en práctica contra todo aquel se atreva a decirle la verdad.

La justicia está en mora de iniciar un proceso en contra de esta persona por su abusivo accionar, dentro del cual ya ajusta la interposición de más de 28 demandas en contra del doctor Reyes y de su familia donde han primado de bulto sus intereses por obtener un lucro, intereses que fundamenta en acusaciones absurdas y mal intencionadas carentes de cualquier peso jurídico y real en el desarrollo de la relación que por algún tiempo los mantuvo unidos.

El aspecto psicológico de Vargas Uribe es un caso digno de ser evaluado por el ente acusador, el cual hasta el momento no ha sido objeto de análisis existiendo motivos de sobra para ello, pues a nadie le cabe en la cabeza que una persona que no se ha graduado como profesional, puede declarar ante el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, en otra más de sus demandas contra el médico, que su nivel de escolaridad es el de Master of Business Administration. Esto es un claro indicador de que existen aspectos mentales dignos de ser evaluados con ocasión del comportamiento hostigador del cual ha sido víctima hasta el día de hoy toda la familia del doctor Reyes.

Tuve la oportunidad de conocer de primera mano todos los procesos judiciales iniciados en este caso por Vargas Uribe y tengo el convencimiento del mar de mentiras en el que nadan todas y cada una de las acusaciones.

El dolor que este médico viene soportando desde hace años ante la justicia colombiana se acabará muy pronto y será en ese instante cuando la sociedad entienda una vez más el inmenso daño que significa una falsa acusación.

Más reciente