ir al contenido
🔴

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y ADRA se unen para asistir a migrantes en Santander

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días donó USD 1.080.000 a la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) para asistir a venezolanos en crisis, lo que impactará a unas 35,700 personas con alimentos, medicamentos y servicios médicos.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Apoyo humanitario sin fronteras

En la mañana de este 2 de abril de 2024, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días realizó una generosa donación de USD 1.080.000 a la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA). Esta suma significativa representa un impulso vital para las operaciones humanitarias dirigidas a los hermanos venezolanos que atraviesan situaciones difíciles en su tránsito hacia una vida mejor.

En una entrevista exclusiva a EL FRENTE, el vocero, Óscar Giovanni Contreras Salazar, Ingeniero de Sistemas graduado de la Universidad Cooperativa de Colombia y especialista en Administración de Proyectos en Tecnologías de Información, compartió detalles sobre la noble causa detrás de esta donación monumental.

Óscar Giovanni Contreras Salazar, Ingeniero de Sistemas/ Foto: Carlos Vargas.

Atendiendo necesidades

"Esta ayuda está relacionada principalmente con la provisión de alimentos, medicamentos y servicios médicos, incluyendo solicitudes de laboratorio, que son difíciles de acceder para ellos debido a la crisis que atraviesa el país", expresó Óscar Contreras.

La magnitud de esta donación no se limita a la cantidad monetaria, sino que se traduce en un impacto significativo en la vida de aproximadamente 35,700 personas que se beneficiarán directamente de estos suministros esenciales. Contreras Salazar explicó además que esta generosa contribución es posible gracias a los miembros de la Iglesia de todo el mundo, quienes sacrifican el equivalente a dos comidas al mes para proyectos humanitarios como este.

"La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está presente en 193 países, organizada en barrios que conforman una red global de solidaridad", continuó Contreras Salazar. "Con alrededor de 17 millones de miembros en todo el mundo, estamos comprometidos a seguir el segundo gran mandamiento, que es amar a nuestro prójimo. Esta donación es una manifestación tangible de ese compromiso".

El vocero también destacó la colaboración con ADRA, una organización de la Iglesia Adventista que facilita la ejecución de proyectos humanitarios de gran envergadura. "Desarrollamos los atributos de Jesucristo al participar en estos trabajos, buscando siempre seguir su ejemplo de amor y compasión hacia los necesitados", afirmó Contreras Salazar.

El impacto de la colaboración

Al respecto, Jair Flórez Guzmán, Director Nacional de ADRA, expresó: “Hay que seguir trabajando y agradecemos a la iglesia que haya puesto los ojos en ADRA. Venimos trabajando hace muchos años a nivel mundial en otros países. Es la primera vez que iniciamos en Colombia. Desde ADRA, nuestro compromiso es seguir trabajando con justicia y pasión”.

Jair Flórez Guzmán, Director Nacional de ADRA/ Foto: Carlos Vargas.

Sandra Milena Rincón Remolina, Directora de Programas ADRA, destacó la importancia de estos proyectos en medio de la crisis humanitaria que atraviesa la región. Uno de los proyectos, denominado ‘Servicios de Salud Integrales a Personas sin Acceso a este Servicio en Bucaramanga’, cuenta con un presupuesto de USD 300,000 y tiene como objetivo brindar atención primaria de salud a migrantes venezolanos en la ciudad. Con un enfoque en la prevención y tratamiento de enfermedades, se espera beneficiarios a 6,100 personas, incluyendo 3,300 beneficiarios directos que recibirán consultas médicas generales, exámenes de laboratorio y medicamentos básicos. Además, 2.800 beneficiarios indirectos se verán beneficiados a través de programas de promoción de la salud transmitidos por radio y redes sociales.

El contexto de este proyecto revela la urgencia de la situación, siendo Colombia el principal receptor de migrantes venezolanos y Bucaramanga enfrentando una demanda creciente de servicios de salud. La intervención de ADRA Colombia en la región desde 2018 ha establecido una base sólida para la implementación exitosa de estos servicios, con un enfoque en llegar a comunidades marginadas y brindar atención donde más se necesita.

Sandra Milena Rincón Remolina, Directora de Programas ADRA/ Foto: Carlos Vargas.

El segundo proyecto, titulado ‘Población Migrante en Colombia – ADRA’, cuenta con un presupuesto de USD 780.000 y se centra en proporcionar servicios esenciales a migrantes en tránsito a lo largo de los corredores migratorios del departamento de Santander. Esto incluye la distribución de atención de comidas calientes y la prestación de servicios de primaria de salud, como consultas médicas, medicamentos y exámenes de laboratorio. Con un alcance estimado de 29,600 beneficiarios, este proyecto busca abordar las necesidades más premiantes de los migrantes, que incluyen alimentos, atención médica y servicios de primeros auxiliares.

Hacia un futuro más solidario

La implementación de estos proyectos será realizada a cabo por ADRA, aprovechando su experiencia en la región y su red de proveedores de servicios. La donación de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días representa un apoyo vital para estas iniciativas, demostrando un compromiso tangible con el bienestar de los más vulnerables en la sociedad.

En conclusión, la comunidad de Bucaramanga, donde reside alrededor de 4.000 miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se une al coro de gratitud por esta donación que trasciende fronteras y culturas, demostrando que, cuando se unen los esfuerzos de individuos y organizaciones comprometidas, se pueden lograr grandes obras de bondad y solidaridad en beneficio de la humanidad.

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días/ Foto: Carlos Vargas.

Más reciente