ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

La odisea del agua potable y el impacto de ‘El Niño’ en San Benito

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El alcalde de San Benito, Pedro José Ardila Téllez, expone la grave crisis de agua potable en el municipio debido a decisiones del gobierno anterior y la sequía provocada por el Fenómeno del Niño, afectando a 3 mil habitantes. Pide declarar calamidad y buscar soluciones a largo plazo.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En una entrevista exclusiva para el periódico EL FRENTE, el alcalde de San Benito en Santander, Pedro José Ardila Téllez, ha expuesto la grave situación que atraviesa el municipio a tan solo 30 días de asumir su cargo. Entre los problemas destacados se encuentran la escasez de agua, la falta de estudios técnicos en un contrato, y la sequía generada por el Fenómeno del Niño, afectando directamente a 3 mil habitantes de la comunidad.

La odisea del agua potable

Ardila Téllez enfatizó que la escasez de agua es una de las crisis más apremiantes que enfrenta San Benito. Comentó que, “creo el municipio se encuentra actualmente como el único en Santander sin acceso a agua potable, consecuencia de la decisión de la administración anterior de devolver los recursos destinados a un proyecto de acueducto. Esta medida se tomó bajo el argumento de adquirir un nuevo terreno para la planta de tratamiento de agua potable, pese a que ya existía un predio donado por una familia local”.

El alcalde expresó su inquietud respecto a un contrato actual de $1.400 millones destinado a un nuevo acueducto, “este contrato carece de los estudios técnicos necesarios y de los permisos requeridos, además de representar una considerable disminución respecto al contrato inicial de casi $8 mil millones”. Pedro Ardila Téllez alertó sobre la falta de permisos de servidumbre y de construcción, lo cual podría dejar a siete veredas completamente aisladas y sin acceso al suministro de agua potable.

Impacto del Fenómeno de El Niño

En relación con la sequía generada por el Fenómeno del Niño, el mandatario detalló las acciones tomadas para abastecer a la población. “Se está utilizando un carro tanque y una volqueta, aunque esta última presentó problemas operativos debido a la falta de llantas, requiriendo esfuerzos adicionales para ponerla en funcionamiento. Actualmente, estamos distribuyendo agua en el casco urbano, afectando a las 500 personas que residen en esa zona”.

Ante este panorama crítico, el alcalde hizo un llamado urgente a declarar calamidad en el municipio y a ejecutar un plan de acción que incluya medidas a largo plazo, como la concientización sobre el uso del agua y la exploración de opciones como pozos profundos para garantizar el suministro en tiempos de sequía.

Colaboración gubernamental

A pesar de los desafíos, el alcalde Pedro José Ardila Téllez resaltó el apoyo total del Gobernador de Santander, “Juvenal Díaz Mateus, ha demostrado un compromiso inquebrantable, manteniendo una comunicación constante y asignando recursos esenciales, a pesar de las dificultades con las motobombas”. Ardila Téllez confía en que, en las siguientes etapas del proceso desde el Gobierno Nacional, el municipio sea tenido en cuenta.

En medio de las adversidades, el alcalde destacó las joyas ocultas de San Benito. Más allá de los problemas, resalta la belleza del pueblo y su gente. Un pueblo tranquilo con bajos índices de violencia y problemas mínimos de drogadicción. La comunidad, unida y solidaria, ha sido un baluarte frente a las vicisitudes, una cualidad que Ardila Téllez considera como el mayor tesoro de San Benito.

Mensaje de esperanza y compromiso

El mandatario concluyó la entrevista con un mensaje directo a la comunidad de San Benito. Recordando su anterior mandato como alcalde de 2012 a 2015, expresó su compromiso de luchar incansablemente por el bienestar de la población. Afirmó que no retrocederá ante los desafíos y que cualquier proyecto viable, por difícil que sea, será rescatado.

San Benito, bajo la administración de Pedro José Ardila Téllez, se enfrenta a una encrucijada crítica. La crisis del agua, agravada por el Fenómeno del Niño, plantea desafíos inmediatos y a largo plazo. Sin embargo, el compromiso del alcalde, la colaboración gubernamental y la resiliencia de la comunidad dan indicios de una posible recuperación.

Más reciente