ir al contenido
🔴

¡Los Toros no van más en Colombia!

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Colombia ha prohibido la tauromaquia, incluyendo corridas de toros, y planea convertir las plazas de toros en centros culturales y de arte en tres años. También se está pensando en cómo gestionar la transición económica para aquellos que se ganan la vida con estas actividades.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Colombia ha dado un paso significativo al unirse a la lista de países que prohíben la tauromaquia, incluyendo las corridas de toros, rejoneo, novilladas, becerradas y tientas. La aprobación del proyecto de ley 219 de 2023 Cámara - 298 de 2023 Senado por la Cámara de Representantes marca un hito en la protección de los animales y la transformación de la cultura taurina del país. Ahora, solo se espera la sanción presidencial para que la prohibición se convierta en ley.

La iniciativa, liderada por la senadora Esmeralda Hernández del Pacto Histórico, busca erradicar la crueldad asociada con estas prácticas y transformar las plazas de toros en centros culturales y de arte en un plazo de tres años. Esta medida no solo apunta a proteger a los animales, sino también a reestructurar la economía y las ocupaciones relacionadas con la tauromaquia.

¿Qué pasará con los toros?

El Gobierno Nacional planea la adopción de los toros de lidia, tratándolos como cualquier otro animal de su especie. Los toros que han participado en corridas serán atendidos bajo una lógica de protección animal, con la intención de que puedan vivir sus últimos años en libertad.

¿Qué sucederá con los toreros y las personas que viven de la tauromaquia?

La ley contempla un proceso de transición económica para aquellos que dependen de las corridas de toros. Las personas involucradas en esta actividad serán integradas en las nuevas funciones de los futuros centros culturales que reemplazarán a las plazas de toros. Aunque el presupuesto específico para estas transformaciones no se ha detallado aún, el Gobierno deberá establecer las medidas necesarias para llevar a cabo esta transición una vez que la ley esté en vigor.

Reacciones y preocupaciones

La prohibición ha generado reacciones mixtas. Mientras que los defensores de los derechos animales celebran el fin de una práctica que consideran cruel, los miembros de la comunidad taurina, incluidos toreros y familias que dependen económicamente de estas actividades, expresan su preocupación por el impacto en sus medios de vida y tradiciones culturales. La senadora María Fernanda Cabal del Centro Democrático ha sido una de las voces críticas, argumentando que la prohibición afecta negativamente a muchas familias y va en contra del derecho al trabajo.

Transformación de las plazas de toros

Las plazas de toros se convertirán en centros de recreación, deporte y cultura. Sin embargo, la financiación para estos cambios aún no se ha definido claramente y dependerá de la futura asignación de presupuesto una vez que la ley se promulgue. Este proceso de reconversión será un desafío logístico y económico que el Gobierno Nacional deberá abordar de manera efectiva.

En resumen, la prohibición de la tauromaquia en Colombia representa un cambio significativo hacia la protección animal y la transformación cultural, aunque plantea desafíos importantes en términos de transición económica y reconversión de espacios.

Más reciente