ir al contenido
🔴

Macabro sistema de las EPS en salud

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

No es una novedad las constantes protestas por el paupérrimo servicio dado por las EPS a los usuarios en salud, donde increíblemente se da una constante para ser atendidos como el paciente merece, si no es con una tutela la salud en Colombia no opera, solo basta con ver las estadísticas de las miles de demandas impuestas a estas instituciones por vulnerar ese derecho inalienable; entre tanto la Super Intendencia de Salud -Supersalud- encargada de vigilar estas violaciones, impone multas irrisorias que las EPS pagan con gusto, permitiéndoles seguir con este juego macabro.

Estas entidades mal llamadas “Prestadoras de Salud”, que dicen brindar este servicio de seguridad social privada a todos los que están afiliados, no es más que un adefesio enquistado de manera conveniente y amañada en nuestro sistema de salud, esquilmando los recursos del Estado, como ha sucedido con tantas EPS que se han declarado en “quiebra” siendo liquidadas, luego de haber desviado multimillonarios recursos que nunca fueron recuperados, todo por falta de un seguimiento exhaustivo que permitiera hacer un control de buen manejo de estos recursos.

Infortunadamente fui víctima de este maquiavélico sistema, luego de sufrir un violento accidente. Pretendiendo dar buen uso de mi seguro con la EPS Sanitas, me dirigí a urgencias para ser atendido.  Relaté lo del accidente y me exigieron el Soat del vehículo siniestrado, como no era mío no lo tenía, el conductor había sido trasladado a otro centro asistencial. No fui atendido argumentando que estos casos lo manejan el Adres, un seguro del Estado.  El paseo de la muerte se dio luego de visitar 3 clínicas más. Tuvimos una cuarta opción pidiendo una cita preferencial, para ser aceptado tuve que decir mentiras argumentando que el accidente fue producto de haber rodado por un abismo.

Lo patético e irónico del caso, es que tuve que decir mentiras para poder ser atendido sin ningún tipo de exigencias, como debió ser en primera instancia. Me dieron 2 ordenes: una para reclamar una droga para mitigar los dolores y otra para una radiografía.  Tenía que llamar para que me autorizaran las órdenes que el propio médico me dio. Lo cierto es que esperé más de 24 horas para que me autorizaran la droga.  La autorización de la radiografía que debía ser inmediata dado el grado de afectación, aún no ha sido autorizada.

Para rematar tienen un asistente virtual que no toma decisiones, se convierte en un sofisma de distracción para dilatar los procesos y evadir responsabilidades.  Se dice que nuestro sistema en salud es el sexto mejor en el continente, cubriendo el 95% de la población, 22 millones de personas en el Régimen Contributivo y 24 millones en el Régimen Subsidiado.  El papel aguanta todo, la realidad es otra, mientras que la reforma a la salud, sigue en cuidados intensivos, en espera si continúan o no las afamadas EPS.

Más reciente