ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

El acuerdo y la incertidumbre de la COP28

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La cumbre climática de Naciones Unidas, COP28, celebrada en Dubái, ha concluido con un acuerdo sin precedentes en el que los casi 200 países participantes se comprometen a poner fin a su dependencia de los combustibles fósiles. La transición hacia fuentes de energía renovables y limpias es el objetivo principal para combatir el cambio climático.

El acuerdo, considerado "histórico" por los organizadores, representantes de Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido, establece la necesidad de alejarse de los combustibles fósiles de manera justa, ordenada y equitativa. Este compromiso es la primera vez que los representantes gubernamentales adoptan una postura tan firme en las tres décadas de conversaciones sobre el cambio climático.

Lea también: ¿Zelensky en la cuerda floja?

A pesar del optimismo expresado por algunos, especialmente el presidente de la cumbre, Sultan al Jaber, y el jefe de la delegación estadounidense, John Kerry, existen divergencias significativas en la interpretación del acuerdo. Algunos estados más pequeños y vulnerables al cambio climático expresan dudas sobre su efectividad, ya que el acuerdo carece de lapsos de tiempo y compromisos concretos para abandonar completamente los combustibles fósiles.

La sorpresa radica en que el acuerdo se haya alcanzado en Emiratos Árabes Unidos, donde la industria de los hidrocarburos representa una parte considerable de su Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, la ausencia de compromisos explícitos para reducir el uso del petróleo, el gas y el carbón ha suscitado interrogantes sobre la influencia de grandes productores de petróleo, como Arabia Saudita o Irak, en la suavización de los compromisos.

Le puede interesar: Los 10 primeros años de la legalización del cannabis recreativo en Uruguay

En el marco del acuerdo, más de un centenar de países se ha comprometido a triplicar la producción de energía obtenida a través de fuentes renovables y limpias para el año 2030. Además, algunos países desarrollados han ofrecido $700 millones para apoyar el fondo destinado a mitigar las pérdidas y daños sufridos por los países más vulnerables al cambio climático.

Las opiniones divergentes también se reflejan en la comunidad científica y las organizaciones ambientalistas. Mientras algunos científicos consideran que el acuerdo es un pequeño paso esencial para limitar el cambio climático causado por el hombre, otros expresan preocupación de que no sea suficiente para alcanzar los objetivos establecidos. Las críticas desde el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) apuntan a la falta de consenso sobre la eliminación total del uso de combustibles fósiles para garantizar un planeta habitable.

Más reciente