ir al contenido
🔴

Príncipe Harry es vinculado a demanda millonaria por abuso sexual

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El Príncipe Harry ha sido mencionado en una demanda de $30 millones contra Sean "Diddy" Combs acusado de abuso sexual y tráfico sexual, aunque Harry no es un acusado ni está incriminado. Combs está bajo escrutinio pero ha calificado las acusaciones de "inventadas".

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El Príncipe Harry se encuentra inesperadamente involucrado en una demanda de 30 millones de dólares contra Sean "Diddy" Combs, acusado de abuso sexual, según documentos legales revelados recientemente. La acusación, presentación por el productor musical Rodney "Lil Rod" Jones, alega que figuras como el príncipe real británico Harry eran atractivas para los invitados de las presuntas fiestas de tráfico sexual de Diddy.

A pesar de estos señalamientos, es importante destacar que el Príncipe Harry no es un acusado ni ha sido incriminado en el caso. Los documentos judiciales sugieren que Diddy habría aceptado a los invitados a estas presuntas fiestas debido a la presencia de celebridades y figuras influyentes como atletas famosos, artistas y políticos internacionales, incluido el príncipe Harry.

Este giro inesperado en la demanda contra Diddy llega después de que el Departamento de Seguridad Nacional llevó a cabo registros en dos de las propiedades del productor musical como parte de una investigación de tráfico sexual. Las acusaciones contra Diddy también incluyen violación y abuso físico, aunque el violador no ha hecho declaraciones públicas al respecto.

Sean "Diddy" Combs, reconocido por su influencia en la industria del hip hop, se encuentra ahora bajo el escrutinio de las autoridades estadounidenses por diversas acusaciones relacionadas con tráfico y agresión sexual. En febrero, otro productor musical presentó una demanda contra él, alegando haber sido obligado a solicitar servicios sexuales y presionado para tener relaciones sexuales.

En medio de estas acusaciones, un portavoz de Diddy ha calificado las afirmaciones de la última demanda como "inventadas y no creíbles", describiéndolas como un intento de extorsión. La demanda, presentada por Joi Dickerson-Neal, alega que fue drogada, agredida sexualmente y víctima de "porno de venganza" por parte de Diddy en un incidente que ocurrió en 1991.

Mientras tanto, la comunidad espera el desarrollo de esta compleja situación legal que involucra a una figura prominente del mundo del entretenimiento, mientras las investigaciones continúan y se espera que más detalles salgan a la luz en los próximos días.

Más reciente