ir al contenido
🔴

Resentimiento

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El artículo opina que el resentimiento está impregnando los medios educativos impulsando adoctrinamiento negativo en las juventudes, especialmente en países empobrecidos. Enfatiza que en lugar de resentirse, países como la India y varios en Asia han optado por el desarrollo.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Jaime Galvis Vergara

Hay una frase que describe al que sufre de esta venenosa pasión: “resentido es aquel que es capaz de tomar veneno con tal que otro muera”. Las ideas de “izquierda” siempre estuvieron impregnadas de resentimiento y este fue el acicate para algunas revoluciones, quizás el prototipo del resentido pudo ser Jean Paul Marat, conocido personaje de la Revolución Francesa.

El odio y el resentimiento son dos pasiones negativas, con una notable diferencia, el odio es abierto, feral, el resentimiento es una pasión larvada, taimada. El odio frecuentemente es personal o focalizado, el resentimiento tiende a ser generalizado hacia una sociedad.

En forma muy peligrosa el resentimiento está impregnando los medios educativos, en los cuales, más que la enseñanza se está introduciendo un adoctrinamiento ponzoñoso que está tornando las juventudes en seres resentidos y negativos.

Con toda la crueldad y enajenación de los antiguos regímenes comunistas, había una meta definida, el desarrollo material de una sociedad a cualquier precio. En la actual “izquierda”, predican abiertamente el propósito del decrecimiento, esto es empobrecimiento como un ideal y esto se convierte en la meta de una juventud de resentidos.

Este tósigo ideológico, naturalmente, se propaga en países empobrecidos, tales como Argentina, Colombia, Bolivia, Perú, Chile etc. Es una absurda añoranza de la edad de piedra. En naciones que estuvieron sometidas a la antigua férula del comunismo tales como las Europa Oriental, no tienen eco estas grotescas posiciones ideológicas. Nadie predica la necesidad de empobrecerse en Polonia, Hungría o Rumania.

Es interesante anotar que, en el Asia Suroriental, están surgiendo varios pequeños estados, algunos de ellos antiguas colonias, con unas economías florecientes donde no tiene cabida ese resentimiento empobrecedor que está invadiendo a varios países iberoamericanos. En Malasia, Vietnam, Singapur, Taiwán, Tailandia, etc., las gentes jóvenes no están dedicadas a protestar, sino a trabajar.

Un enorme país como la India con grandes problemas atávicos, injusticias seculares, diversidad de razas, religiones e idiomas ha emprendido un acelerado proceso de desarrollo, sin entelequias ideológicas y sin resentimientos, esto lo ha llevado a ocupar el quinto puesto entre las economías del Mundo.

Mientras gran parte del Mundo Musulmán esta invadido de un furor religioso que los ha llevado a querer impulsar la Yihad contra gentes de otros credos, en Latinoamérica, las creencias cristianas que fueron el motor de la conquista de América han decaído y reina una sensación de frustración y resentimiento que paraliza toda actividad.

Es inverosímil que países ricos tales como Cuba y Venezuela se hayan sometido por décadas a unas dictaduras de opereta que les cambiaron el resentimiento por la resignación y el hambre, produciéndose la emigración de millones de habitantes.

En esa misma ruta se insinúa en Bolivia, Colombia y Chile ante la pasividad de la ciudadanía. En Brasil el gran tamaño de su economía ha evitado que desplome a pesar de la corrupción del actual grupo gobernante. Otro tanto cabe anotar del vistoso régimen de México, donde por debajo de las apariencias, hay una poderosa delincuencia relacionada con el tráfico de narcóticos, a la que le ofrecen abrazos en vez de balazos.

Es alentador el proceso ocurrido en El Salvador. Un pequeño país de Centroamérica, sometido por décadas a una sangrienta guerra político-mafiosa, en el cual se presentó una reacción regeneradora que ha impedido que dicho estado llegara a la resignación que impera en Nicaragua.

La situación de Latinoamérica es grave. Parece sufrir de la decadencia de una gran nación, sin haberlo sido, todavía recalientan artificialmente el resentimiento de una conquista y vida colonial que terminaron hace más de dos siglos, cuando estados como la India olvidaron su pasado colonial de hace menos de cien años y están conquistando económicamente a su antigua metrópoli.

Más reciente

Le llegó el turno al sur del Cesar para la Reforma Agraria

Le llegó el turno al sur del Cesar para la Reforma Agraria

La Agencia Nacional de Tierras – ANT – avanza en la conformación de los comités municipales y departamentales de Reforma Agraria, que son espacios de participación de las comunidades campesinas, negras e indígenas para la concertación, planeación, gestión y evaluación del proceso de la reforma, una de las principales políticas del Gobierno