ir al contenido
🔴

Riña por consumo de alucinógenos acabó con muerto en Girón

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Julián Andrés Jurado Barrera, de 36 años, murió en una riña relacionada con drogas en Girón, Santander. Edward Yesid Prada Gallo, de 22 años, fue capturado como el presunto agresor. Este suceso destaca la problemática del consumo y venta de alucinógenos en la región.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En un lamentable hecho de intolerancia, Julián Andrés Jurado Barrera, de 36 años, perdió la vida tras una riña en el barrio España de Girón, Santander. El incidente, que involucró el consumo y venta de alucinógenos, ocurrió este domingo 19 de mayo a las 6:45 p.m., frente al sector de Punta Paraíso.

Según el reporte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Julián Andrés Jurado Barrera falleció debido a una herida en la región precordial (corazón), causada por un arma cortopunzante. La víctima, quien se dedicaba al reciclaje y era habitante de vivienda no formal, presentaba antecedentes judiciales por violencia intrafamiliar en 2013, daño en bien ajeno en 2012 y lesiones personales en 2019.

La Policía informó que la riña se generó entre Julián Andrés y Edward Yesid Prada Gallo, de 22 años, conocido como ‘El Loco Yesid’. Los problemas relacionados con el consumo de sustancias estupefacientes desencadenaron una discusión que culminó en una pelea con armas cortopunzantes. Julián Andrés fue trasladado de urgencia a la Clínica Bucaramanga, donde falleció al ingresar a cirugía a las 8:30 p.m.

Edward Yesid Prada Gallo, quien también resultó lesionado con heridas en el antebrazo y la mano izquierda, fue capturado gracias a la descripción física proporcionada por los residentes del barrio. El agresor, nacido en San Gil y vendedor informal, tiene antecedentes por tráfico de estupefacientes en 2022 y hurto en 2020.

El CTI de la Fiscalía realizó el levantamiento del cuerpo de Julián Andrés Jurado Barrera en el centro médico, trasladándolo al Instituto de Medicina Legal en el barrio Campo Hermoso de Bucaramanga para la respectiva necropsia.

Este trágico suceso pone en evidencia la problemática del consumo y venta de alucinógenos en la región, así como la necesidad de medidas efectivas para prevenir la violencia asociada a estos delitos. La comunidad de Girón lamenta la pérdida y espera que las autoridades tomen acciones contundentes para evitar futuros incidentes similares.

Más reciente