ir al contenido

Señor Empresario

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El 13 de junio de 1953, el general Gustavo Rojas Pinilla realizó un golpe de estado en Colombia, durante un período de inestabilidad política y violencia en el país. Su mandato es recordado por sus esfuerzos por pacificar la insurgencia liberal y por la introducción de la televisión en Colombia.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Sucede el sábado 13 de junio de 1953, el famoso golpe de estado, que llevó al poder al general Gustavo Rojas Pinilla, cuando este militar tenía 53 años, eso hace hoy 71 años. Su hija adorada María Eugenia, pasaba por la edad cerca a los 21 años, de haber nacido en Vélez, gran municipio del departamento de Santander; no tenía cedula, porque hasta esa fecha, a las mujeres pocos derechos le llegaban a su ser, ¿y el político?, solo para “varones”.

Recordemos que el 9 de abril de 1948, matan a Jorge Eliecer Gaitán; tal vez un crimen de estado, en complicidad con la CÍA y el mamotreto fue, echarle la culpa a un paisano de apellido Roa, manipulando la chusma para que los despedazara y no darle la oportunidad de “cantar”. A las elecciones de 1949, solo llega un candidato, el ingeniero Laureano Gómez, ya que el candidato liberal, Darío Echandía Olaya, se retira, tal vez por miedo, ya que acaban de matar a su hermano Vicente. Se empieza o ya venía un maremágnum de inestabilidad política, con una violencia, que los historiadores llaman como una operación del estado, con unos tales Chulavitas, matando liberales y estos a su vez respondiendo con la reacción propia de los fenómenos físicos. Como dicen los amigos costeños, ese “man” de la presidencia, neurasténico y enfermo, no pudo domar el potro del poder, y nombra como designado presidencial al señor Roberto Urdaneta Arbeláez. Esto ocurre el 5 de noviembre de 1951. El caos institucional sigue vigente.

El punto central de ese artículo, es el golpe de estado del sábado 13 de junio de 1953. En esa fecha, el señor Laureano Euleuterio Gómez Castro tiene 64 años; el señor Roberto Urdaneta Arbeláez, tiene 63 años y nuestro general que nace con el siglo en 1900, desde luego tiene 53 años. Vemos que no había nada de “gomelos” en este acontecer, en donde el pollo retador para esa época ya era un “catano” con sus 53 “marzos”.

El viernes 22 de mayo de 1953, en el Hotel Tequendama, lugar de máxima” nata rola,” se celebra un banquete y mi general, con todo su fervor dice de su apoyo incondicional al designado Urdaneta. Tal vez por esto, o por mal querencias que ya venían, o porque ya olía el fulano lo que pensaba zutano, el 13 de junio por la mañana, Gómez, le dice a Urdaneta, que destituya a Rojas Pinilla. Urdaneta no le hace caso y entonces Laureano lo saca de la presidencia y toma su mando. Bochorno de todo el día, y por la noche, llega Rojas Pinilla y le da el golpe de estado. Fue el famoso día de los tres presidentes.

Señor empresario: El gobierno del General, para muchos fue muy bueno, sobre todo que pacificó la insurgencia liberal, y se rinde el famoso Guadalupe Salcedo. Las obras crecen; famosa obra histórica la televisión colombiana de un 13 de junio de 1954; pero el hambre política, le cobra errores del poder en su mandar militar. Fue derrocado el 10 de mayo de 1957; se instala un gobierno provisional con cinco militares, para dar paso al sistema del frente nacional, en donde de la misma olla comían y robaban liberales y conservadores.

De estos tres protagonistas, sabemos que Laureano, muere en 1965 a la edad de 76 años, A Roberto Urdaneta, la historia no le da mayor significado después de aquel día y muere a la edad de 82 años, en 1972. Del Teniente General, Gustavo Rojas Pinilla, conocemos que le dieron sus derechos políticos, siguió su marcha hasta 1970 (70 años de edad). Muere en 1975. De él pasa la sucesión familiar a María Eugenia Rojas de Moreno, su hija, que tuvo algunos cargos en el gobierno de Belisario Betancur. Vive actualmente y su edad es de 92 años. Era llamada la capitana, porque en efecto fue piloto de helicóptero. Sus hijos Samuel e Iván (Nietos de mi general), también incursionaron en la política, pero a diferencia del helicóptero que piloteaba su mamá, resultaron pícaros “aviones” y hoy está guardado, uno en el “hangar” de las leyes y la justicia y el otro, despedido del planeta tierra.

*Contador Público. Asesor Empresarial. jcaicedosolano@gmail.com

Más reciente