ir al contenido
🔴

Señor Empresario

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

En 1974, Misael Pastrana Borrero finalizó la hegemonía del frente nacional en Colombia y se realizaron elecciones sin esta coalición. Los candidatos de los partidos tradicionales, liberales y conservadores, fueron los más exitosos, llevando a Alfonso López Michelsen a la presidencia.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Caicedo Solano*

En 1974, hace 50 años, era presidente de Colombia Misael Pastrana Borrero, quien con trucos y maracas le ganó la “chamba del palacio de Nariño”, en 1970, a Gustavo Rojas Pinilla, a quién en este tiempo todo el mundo reconoce que fue el hombre que obtuvo más votos  y quién con un golpe de estado contra Laureano Gómez, había sido presidente de 1953 a 1957, año en el cual también fue derrocado, por un grupo militar, recibiendo ordenes de los caciques liberales y conservadores, muertos de hambre de poder.

En 1974, se termina, con el presidente Pastrana, la hegemonía del frente nacional, que recordemos, era “repartirse la marrana” entre liberales y conservadores, periodo que duró 16 años desde 1958 a 1974. En este año (1974), se alistan a la contienda electoral, ya sin Frente Nacional, Liberales, Conservadores, Partido comunista, Anapo, y un famoso partido chiquitico llamado Democracia Cristiana, creo que, traído y patrocinado por algunos despistados alemanes, que tuvo como candidato al señor Hermes Duarte Arias, que al final recibió 5.718 votos.

La Anapo, con la candidatura de María Eugenia Rojas, hija del general Gustavo Rojas Pinilla, ya venía en picada y los candidatos de los partidos de izquierda con el Dr. Hernando Echeverry Mejía y Hermes, no tenían mayor resonancia. A pesar, que se había terminado el frente nacional, la mayoría de la gente en guarismo superior casi al 98% seguían siendo “godos y cachiporros”. Así, que la refriega sigue siendo con los partidos tradicionales, ya con una cultura política avanzada y no torpe por la misma “chusma pueblo engatusado ignorante sin mayor capacidad de discernir”, cuyos exponentes son, por el partido liberal Alfonso López Michelsen y por el partido conservador, Álvaro Gómez Hurtado, ambos hijos de presidentes de la república. El candidato liberal, gana las elecciones con 2.929.719 votos, mientras que Álvaro, obtiene 1.634879. El conservador gana en los departamentos de Nariño, Caldas y Norte de Santander, mientras que el liberal, arrasa en todo el territorio, con un cántico algo vallenato del “pollo López”.

Podemos ponerle, unas apreciaciones a estas elecciones: La rebeldía de la juventud de los años 60, todavía no podía manifestarse en las urnas, ya que para esa época la mayoría de edad, para votar, era a los 21 años, lo cual hacía que los electores jóvenes eran todavía hijos de papá y mamá de herencia política. La mayoría de edad a los 18 años solo llega por la ley 27 del año 1977. Álvaro Gómez Hurtado, era hijo de Laureano Gómez, apodado el monstruo de la violencia de los años cincuenta, en donde la gente decía, su papá fue el artífice de su derrota; la gente le temía a ese “godo”. Alfonso López era hijo de Alfonso López Pumarejo, para muchos, el mejor presidente de Colombia, sobre todo por las reformas laborales, en donde la clase trabajadora tuvo mayor reconocimiento, dada la explotación a que eran sometidos por terratenientes y patronos en general.

El gobierno de López fue pésimo; quiso nacionalizar la banca y esta se volvió una peste de corrupción. Álvaro Gómez, tenía todo para ser presidente en 1998; se cree que el gobierno de turno lo mandó a matar un 2 de noviembre de 1995.

*Contador público, Asesor empresarial.

Más reciente