ir al contenido
🔴

“Todo el que elige estudiar periodismo lo tiene que hacer por vocación”

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Luis Fernando Rozo Ardila, reportero de Antena 3 y graduado de Comunicación Social, enfatiza la importancia de la vocación y paciencia para el periodismo. Aconseja a los jóvenes reporteros que busquen siempre prestar un servicio a la sociedad y perseguir sus sueños.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Luis Fernando Rozo Ardila es un reportero de calle. Tiene la paciencia para seguir el rastro de sus entrevistados, “una mezcla de paparazzi, de detective, de policía y de periodista”, explica más adelante, sobre el trabajo que ha desarrollado, en la televisión española, para conseguir a ‘boca de jarro’ aquella declaración de los famosos, de los protagonistas de escándalos o de una pista reveladora en trabajos de investigación.

Rozo es graduado del programa de Comunicación Social (1990), se fue con 700 dólares en el bolsillo a Europa, a complementar su formación, y se quedó allí, lugar donde ha forjado su carrera profesional, hace ya más de 30 años. Luis Fernando, periodista de Antena 3 en Espejo Público, volvió a Colombia a ver a su mamá, que vive en Bucaramanga, y aprovechó para visitar su alma mater.

¿Cuál es el sello característico de la UNAB que lo ha hecho distinguir en su trabajo a lo largo de todos estos años?

Creo que todo, yo llevo la UNAB ahí incrustada en mi corazón, significa profesores como Víctor Manuel Sarmiento, que para mí fue muy importante porque él me empujó a que saliera de Bucaramanga.

Estaré agradecido eternamente, se lo he dicho ya personalmente y cuando vine hace poco, y a otros profesores como Gonzalo Ordoñez, profesor de psicología, o el profesor Pastor Virviescas, que  son profesores que con todos aprendes muchas cosas.

Recuerdo al profesor Guillermo León, yo recuerdo que, en el año 86, entrabas a clases y te decía el profesor: “te vas con la grabadora, vete al Centro y vuelves en una hora”, y te ibas al Centro a hablar con alguien, volvías, tenías la máquina de escribir y empezabas a escribir la noticia, eso era maravilloso. Eso es vete a la calle, busca algo, tráelo y lo escribes, eso he hecho en estos 30 años en España en la televisión, estar en la calle, buscando noticias.

¿Cómo resulta una persona de Bucaramanga, Santander, Colombia, dedicándose a un medio en donde no es tan fácil entrar, como en la televisión, y en un país como España?

Los dos primeros años muy difíciles, estuve ilegal, gracias a aquel gobierno de Felipe González, que me puedo yo legalizar. Yo quería de alguna forma estar con la tele, y llega un camarógrafo, Richard Becerra, que trabajaba para Caracol, lo habían secuestrado, y me convierto como en ayudante de cámara de él, o sea, fíjate yo soy periodista pero con él empiezo, y es cuando inician las corresponsalías para Colombia.

Puedo meterme con la radio latina, dirijo una pequeña radio para latinos, pero yo seguía pensando con entrar en la televisión. Conozco a un español, se llama Julio Alonso, y un día, estando con él comiendo, le llaman por teléfono y le dicen “vete a trabajar”, y él dice, “yo no quiero meterme en una oficina a ser redactor, pero alguien lo va a hacer mejor que yo”.

Me mandaron a Granada, recuerdo que no conocía, me fui y lo que había aprendido aquí, a ir a la calle a buscar historias, y empiezo pues a preguntar por un caso judicial, tengo acceso a la casa, llega el dueño anterior, me puede mostrar dónde es el baño donde mataron a la persona, me mostró una fotos, o sea, cuando yo llego a Madrid, después de dos días, mi jefe quedó maravillado, le traje material para cinco días, a eso voy, por eso digo que para mí ha sido importante, ha sido muy buena experiencia y la tengo aquí, de mandarnos a la calle. Luego, al otro día, me manda él mismo y me dice “consíguete esta mujer que salió en una revista de Interviú”, que era la más importante en España en ese momento, porque la necesitamos entrevistar, era una colombiana, al otro día la tenía, “¿cómo así que la tienes?”, y a partir de ahí, lo fácil es entrar y lo difícil es mantenerse.

¿Y cómo es mantenerse en un medio que resulta tan exigente?

Estoy diez años haciendo temas de actualidad, que son los temas más mediáticos, como asesinatos y estafadores, y voy tras ellos, con informaciones que me dan los colaboradores, y hago guardias, la famosa guardia de estar tres o cuatro días detrás de alguien hasta que logro, después de un tiempo y de unas estrategias que las hago yo, como una mezcla de paparazzi, de detective, de policía y es una mezcla de periodista.

Todo junto con un compañero, que es el otro 50 %, que te está ayudando, que tiene que conducir, saber cuándo nos vamos, que grabe cuando tú necesitas grabar, que también está nervioso, yo me siento nervioso con mis preguntas, solo tenemos dos minutos mientras llega del coche a la casa, he estado haciendo eso más o menos unos diez años, antes de Espejo Público.

Luis Fernando Rozo Ardila graduado de comunicación social universidad Unab 1990

¿Cómo ve a su país desde allá ahora que usted ha pasado más tiempo en Europa que en Colombia?

Colombia siempre se ha visto como un país que trata de salir adelante, es un país complejo porque la pobreza, la misma corrupción y los problemas políticos, que parece que no avanza, que está estancado. Yo salí en el año 90 y teníamos los mismos problemas, seguimos igual, antes era solo narcotráfico, la corrupción con los políticos que sigue, digamos, enquistada en Colombia, la violencia que sigue enquistada en Colombia, la pobreza que sigue.

Hoy transmitimos desde Instagram, tenemos Tik Tok, ¿cómo ha sido ese cambio para una persona como usted, que ha estado todo el tiempo trabajando en un medio tradicional?

Nos adaptamos rápidamente y tenemos que hacerlo, es mejor, es más rápido, es más fácil. Para las empresas les ha venido muy bien porque ya no tiene que desplazarse un periodista hasta un sitio sino que allí conseguimos un vídeo de la persona que está en Galicia, te lo envía, lo publicamos y ya, no hay que ir hasta allí, para la inmediatez de la noticia, y para las empresas, eso les ha venido muy bien.

¿Un mensaje de un graduado en para estos jóvenes que están ingresando a este mundo de las comunicaciones, del periodismo?

Todo el que elige estudiar periodismo lo tiene que hacer por vocación, no porque se quiera ganar mucho dinero, sino porque de verdad quiere prestar un servicio a la sociedad. Que sigan persiguiendo el sueño que lo importante es estar preparado para cuando llegue, después de muchos años y la edad que tengo, yo todavía tengo la ilusión con mi trabajo, ahora mismo, de hacerlo bien, cuando me dicen “hay que hacer este vídeo”, yo digo “esto es lo mejor que voy a hacer”, la siguiente vez que yo salga a hacer algo, que yo vaya con un cámara, va a ser lo mejor, va a ser lo mejor, porque me falta, porque ya he hecho muchas cosas, pero lo mejor, está por veni

Más reciente