ir al contenido

Un ataque ruso contra una zona residencial en Kharkiv deja al menos tres muertos y 19 heridos

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Un ataque aéreo ruso en la ciudad ucraniana de Kharkiv deja al menos tres muertos y 19 heridos. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, pide a los aliados que destruyan los aviones de combate rusos.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Un ataque ruso con bombas aéreas guiadas en la ciudad de Kharkiv, al noreste de Ucrania, ha resultado en la muerte de al menos tres civiles y ha dejado heridas a 19 personas, según las primeras informaciones proporcionadas por las autoridades ucranianas.

“Los terroristas rusos han atacado Kharkiv con bombas aéreas guiadas otra vez. Por desgracia, han caído en un edificio de viviendas”, publicó el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, en sus redes sociales. “Por el momento hay 19 heridos y tres muertos. Mis condolencias a todos los que han perdido seres queridos”, añadió.

Zelensky aprovechó la ocasión para solicitar a los aliados de Ucrania que tomen “decisiones valientes” que permitan destruir los aviones de combate rusos “allá donde estén”, en referencia al territorio ruso.

“Ya hemos demostrado que es posible proteger las vidas de la gente del terror de los misiles, en particular limpiando las zonas fronterizas de lanzamientos terroristas. Hace falta también protección contra las bombas”, afirmó Zelensky, aludiendo a la reciente decisión de los aliados de Kiev de permitir ataques contra objetivos en suelo ruso en las inmediaciones de la provincia de Kharkiv.

El gobernador regional, Oleg Synegubov, confirmó en Telegram que los soldados rusos “golpearon un edificio residencial con bombas guiadas” el sábado por la tarde. Inicialmente, se reportaron dos muertos y 15 heridos, pero posteriormente se confirmó la muerte de tres personas y 19 heridos.

Este ataque contra Kharkiv se suma a una serie de bombardeos recientes, después de que Ucrania denunciara un ataque “masivo” durante la noche del viernes, dirigido a instalaciones de infraestructura energética en el oeste y sur del país. Según el Ministerio de Energía ucraniano, este fue el octavo ataque de gran envergadura enfrentado en los últimos tres meses.

Las instalaciones del operador Ukrenergo en las regiones de Zaporizhzhia y Lviv resultaron afectadas, y dos empleados de la central nuclear de Zaporizhzhia fueron heridos y trasladados al hospital. La compañía DTEK, el mayor proveedor de energía privada de Ucrania, reportó “daños graves” en una de sus plantas.

Más de dos años después del inicio de la invasión rusa, los ataques con misiles y drones han disminuido significativamente la capacidad de generación eléctrica de Ucrania, obligando a Kiev a imponer cortes eléctricos e importar suministros de energía de la Unión Europea.

En anteriores ataques, otras infraestructuras críticas también sufrieron graves daños, incluyendo una central eléctrica que dejó a siete empleados heridos.

El presidente Zelensky declaró que estos ataques han destruido la mitad de la capacidad energética del país. “Estamos haciendo todo lo posible para asegurar que los intentos rusos de chantajearnos con el calor y la electricidad fracasen”, señaló.

El director ejecutivo de DTEK, Maxim Timchenko, subrayó la gravedad de la situación al advertir sobre una crisis severa que podría enfrentar Ucrania este invierno si los aliados occidentales no proporcionan la ayuda militar necesaria para defender la red energética. “Nos enfrentamos a una crisis seria este invierno”, alertó Timchenko.

Zelensky ha reiterado en múltiples ocasiones su llamado a los aliados de Ucrania para que suministren más sistemas de defensa aérea con el fin de proteger la infraestructura vital del país.

Más reciente