ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Detonante historia del cóctel molotov llamado la ‘granada de los pobres’

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Un arma peligrosa nacida en la guerra por necesidad

Desde el conflicto bélico conocido como la Guerra de Invierno hasta la invasión de Hungría por la Unión Soviética, la "botella bomba" de fabricación casera, nombrada como cóctel Molotov, ha sido una herramienta clave en las protestas alrededor del mundo.

Por: Sergio Suárez. Especia/EL FRENTE

En 1956, cuando la Unión Soviética invadió Hungría, un integrante del asediado gobierno húngaro expresó con confianza al New York Times: “Mientras tengamos botellas viejas, gasolina y pedazos de tela para mechas, ningún tanque ruso estará a salvo en nuestras calles”. Este funcionario se refería a los cócteles Molotov, que los húngaros emplearían para destruir aproximadamente 400 tanques soviéticos invasores antes de que la insurrección fuera aplastada.

Aunque el cóctel Molotov se asocia con la Guerra de Invierno, cuando la Unión Soviética atacó Finlandia en 1939 y los finlandeses respondieron con “botellas bomba”, su historia se extiende aún más.

Esta arma, compuesta por una botella rellena de un líquido inflamable y una mecha para encenderla, ha sido utilizada eficazmente en conflictos bélicos, revoluciones y disturbios desde entonces.

Idea nació en Irlanda

El nombre ‘cóctel Molotov’ se acuñó oficialmente durante la Guerra de Invierno entre la Unión Soviética y Finlandia, que ocurrió entre 1939 y 1940. Sin embargo, las bombas de botella aparecieron por primera vez más de una década antes de ese enfrentamiento.

El primer uso registrado de estas armas fue en 1922, cuando el Ejército Republicano Irlandés (IRA), una organización paramilitar, las empleó. Estas botellas contenían una mezcla de gasolina y parafina.

Según un artículo de The Conversation , así fue descrito el artefacto por parte de un integrante del IRA a sus líderes: Se trata de una botella con una mezcla de gasolina y parafina, asegurada por una banda elástica que sostiene un trozo de mecha (4 segundos) con una cabeza de cerilla de seguridad en cada extremo.

Un extremo de la mecha se prende fuego y, al impactar la botella en el objetivo, el otro extremo se enciende, provocando la combustión de la mezcla. Aunque hubo preocupaciones sobre su eficacia contra vehículos blindados, el IRA no confió plenamente en estas bombas de gasolina. Sin embargo, un arma similar resurgió en la siguiente década durante la Guerra Civil Española, entre 1936 y 1939.

La denominación del cóctel Molotov

Los republicanos, equipados con tanques soviéticos movidos a gasolina, se encontraban en una situación de vulnerabilidad cuando eran impactados por un proyectil acertado. Según National Geographic, un general de brigada británico atestiguó un ataque donde estas armas improvisadas aniquilaron a nueve tanques.

No obstante, no fue hasta el surgimiento de un nuevo conflicto que estos proyectiles sencillos pero efectivos adquirieron su nombre actual: cócteles Molotov. El inicio de la Guerra de Invierno entre la Unión Soviética y Finlandia se marcó el 30 de noviembre de 1939, tras la invasión soviética del país nórdico.

Durante este enfrentamiento, Vyacheslav Molotov, ministro soviético de Asuntos Exteriores, se refirió de manera controvertida a las bombas de racimo arrojadas sobre Finlandia como “paquetes de alimentos” para los finlandeses. De acuerdo con Live Science, Molotov incluso declaró en la radio estatal que estaban brindando asistencia humanitaria a los finlandeses hambrientos.

En tono de burla, los finlandeses apodaron a estas bombas de racimo como “cestas de pan de Molotov” o “cestas de picnic de Molotov”. En respuesta al desafío soviético, proclamaron su intención de crear una “bebida” para acompañar estos supuestos paquetes alimenticios de Molotov: el Molotovin koktaili, o cócteles Molotov.

Al igual que las “botellas bomba” usadas por irlandeses y españoles, los cócteles Molotov finlandeses consistían en una botella con un líquido inflamable como gasolina o alcohol, una mecha hecha de tela y cerillas. Los finlandeses a veces agregaban alquitrán, generando grandes volúmenes de humo.

Alcance global de las bombas incendiarias

El historiador estadounidense William R. Trotter detalló estas armas en su obra Frozen Hell (2000). Reveló que los finlandeses descubrieron que las botellas bomba más eficaces eran las de vodka de un litro de la Fábrica Estatal de Licores en Rajamäki, Finlandia. Así, se produjeron miles de botellas específicamente para su conversión en armamento.

Un cóctel molotov originario de Finlandia. Según lo afirmado por un historiador, estas armas fueron responsables de la destrucción de aproximadamente “350 tanques y otros vehículos de los soviéticos”.

“Bajo jornadas extenuantes, 87 mujeres y cinco hombres produjeron a mano 542.194 cócteles Molotov”, escribió Trotter, citado por el Washington Post. Sorprendentemente, agregó que estas armas se atribuyen a la destrucción de aproximadamente 350 tanques y vehículos soviéticos.

La versión finlandesa era potente, compuesta por una mezcla de gasolina, queroseno, alquitrán y cloruro de potasio, y se encendía no con un trozo de tela sino con una ampolla de ácido sulfúrico adherida con cinta adhesiva al cuello de la botella.

No mucho tiempo después de que los finlandeses refinaron el cóctel Molotov, los británicos también empezaron a considerar su uso. En 1940, con la amenaza de una invasión nazi inminente, Tom Wintringham , un excombatiente de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española, publicó un manual en la revista Picture Post para aquellos británicos interesados en la elaboración de cócteles Molotov.

Aguarda al tanque. Cuando esté suficientemente cerca, tu compañero debe encender [la] punta de la manta empapada en gasolina. Lanza la botella y la manta en cuanto esa parte prenda fuego. (Recuerda que no puedes lanzarla muy lejos). Procura que caiga justo delante del tanque. La manta debería quedarse enganchada en las cadenas o en algún engranaje, o incluso enrollarse alrededor de un eje. La botella se romperá, pero la gasolina impregnará la manta lo suficiente como para causar un incendio considerable.

Más reciente