ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

El arte de valorar el trabajo

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El artículo destaca la importancia de un salario justo y equitativo, incidiendo en la legislación laboral en Colombia y los principios bíblicos. Defiende que el salario es un reflejo del reconocimiento a la habilidad y esfuerzo del trabajador, y aboga por una remuneración que permita una vida digna.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El salario no solo es un asunto de números y leyes.

Por: Jorge Luis Quintero *. Salarios justos guiados por la sabiduría de Proverbios en aras de una efectiva materialización de la justicia de la ley laboral colombiana.

En el tapiz de la vida laboral, el salario no es simplemente una cifra; es el reconocimiento tangible de la habilidad, el esfuerzo y la dedicación de un trabajador. La búsqueda de una remuneración equitativa ha sido un tema central a lo largo de la historia, y en esta travesía, la sabiduría ancestral contenida en los Proverbios bíblicos, amalgamada con la legislación moderna, como la de Colombia, ofrece un faro de guía hacia la justicia en la remuneración laboral.

Colombia, como nación que reconoce la dignidad del trabajo, ha estructurado su Ley laboral para proteger y valorar a sus trabajadores. La Ley 50 de 1990, Ley 789 de 2002, y otras normativas, establecen los estándares mínimos para garantizar que los trabajadores reciban un salario justo, digno y suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, en consonancia con el artículo 25 de la Constitución Política de Colombia.

Un principio fundamental en la Ley colombiana

Proverbios, por su parte, es un libro repleto de consejos prácticos y principios éticos para la vida. Cuando se trata del trabajo y la compensación, versículos como Proverbios 14:23 ("En todo trabajo hay provecho, pero la palabra de los labios lleva a la pobreza") refuerzan la idea de que el trabajo diligente es merecedor de una recompensa apropiada.

La equidad salarial es un principio fundamental en la Ley colombiana. El artículo 53 de la Constitución Colombiana establece que uno de los principios mínimos fundamentales de la relación laboral es la "remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo". Este principio es un eco de Proverbios 16:11 ("Peso y balanza justos son de Jehová; Obra suya son todas las pesas de la bolsa"), que defiende la honestidad y la justicia en todas las transacciones, incluido el pago de salarios.

La Ley Colombiana también se esfuerza por proteger a los trabajadores de prácticas inescrupulosas, como lo establece el Código Sustantivo del Trabajo. Se prohíbe la discriminación en salarios, funciones o promociones, lo que refleja la sabiduría de Proverbios 22:2 ("El rico y el pobre se encuentran; A todos los hizo Jehová"). Todos los trabajadores, independientemente de su estrato social, tienen el derecho a ser remunerados justamente por su trabajo.

Otro versículo que resuena con los principios de la Ley laboral colombiana es Proverbios 27:18 ("El que cuida la higuera comerá de su fruto, y el que cuida a su amo será honrado"). Esto se refleja en el reconocimiento de la antigüedad y la experiencia en las escalas salariales y en la provisión de incentivos para aquellos que muestran lealtad y compromiso con su empleador.

Salario digno, justo y suficiente

El monto del salario mínimo en Colombia por estos días es un tema de constante debate y revisión, buscando equilibrar la capacidad económica del país con la necesidad de asegurar que los trabajadores puedan vivir dignamente de su labor. En este sentido, la Ley Colombiana establece que el salario mínimo se debe reajustar anualmente, teniendo en cuenta factores como la inflación, el Producto Interno Bruto (PIB), y la contribución del trabajo al ingreso nacional, siguiendo la instrucción de Proverbios 11:1, "Báscula engañosa es abominación a Jehová; más la pesa justa es su deleite".

En conclusión, el salario de los trabajadores no solo es un asunto de números y leyes; es un reflejo del valor que una sociedad asigna a sus miembros. Esperemos que la Ley laboral colombiana, empiece a ser inspirada en la sabiduría de los Proverbios como en los principios de equidad y justicia social, para asegurar que cada trabajador reciba un salario digno, justo y suficiente. En la intersección de la ética milenaria y la jurisprudencia moderna se encuentra un camino hacia una sociedad donde el trabajo de cada individuo deba ser recompensado como se merece. No más ruido por un incremento en el salario mínimo para el año 2024 en tan solo $140.000.

¿Es digno y justo en Colombia un salario mínimo para el 2024 en monto de $1.300.000 con un auxilio de transporte de $161.698?

*Abogado especialista en derecho laboral de la Universidad Libre de Colombia, especialista en seguridad social de la Universidad Santo Tomás y Magíster en derecho con énfasis en derecho del trabajo de la Universidad Externado de Colombia.  abogado@jorgeluisquinterogomez.com.

Más reciente