ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Alza de precios en peajes y gasolina impacta bolsillos de los colombianos

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Para subsanar el hueco fiscal del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles, Colombia ha aumentado los precios de los combustibles y peajes. Esto causará presiones inflacionarias, especialmente en alimentos y bienes vinculados significativamente al transporte.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Medidas que afectarán inflación de alimentos y bienes

El aumento de los precios de los combustibles se ha gestado desde el 2022 como una estrategia para subsanar el hueco fiscal del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles, pero conlleva presiones inflacionarias, derivadas de los incrementos en los costos del transporte.

En medio de un complejo panorama económico en Colombia, el Gobierno Nacional ha tomado medidas significativas para abordar la actual situación financiera, como el alza en el precio de los peajes y la gasolina que, aunque no hacen parte de la canasta básica familiar, su impacto sí tiene una fuerte repercusión en las finanzas personales.

Sebastián Chacón Marín, director de la Escuela de Negocios y Desarrollo Internacional del Politécnico Grancolombiano explica que, luego de un congelamiento de tarifas en 2023 sin ajustar a la inflación del 2022, se esperan tres incrementos este año.

El primero, un 13 % equivalente a la inflación del 2022, seguido de un aumento de 500 pesos en las tarifas y en el Fondo de Seguridad Vial. Finalmente, se prevé un incremento según la inflación del 2023, que supera el 9 %.

¿Gasolina subirá más?

El docente de Administración Pública del Politécnico Grancolombiano, Alejandro Toca, explica que esta medida se presenta como esencial para mantener la infraestructura del país, pero sin dudarlo es un desafío para distintos sectores, especialmente el de transporte de carga.

Los líderes de este sector plantean que cada incremento de costos de 1.000 pesos se traduce en un reajuste del 4 % en el flete, afectando directamente el bolsillo de los colombianos, en términos de alimentos.

El docente Toca explica que el aumento de los precios de los combustibles se ha gestado desde el 2022 como una estrategia para subsanar el hueco fiscal del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles, de aproximadamente entre 15 y 16 billones de pesos, equivalente a la meta de recaudación de la reforma fiscal de 2023.

El aumento en el precio de la gasolina conlleva presiones inflacionarias, derivadas de los incrementos en los costos del transporte, lo cual repercute en bienes y servicios. "Este fenómeno no reducirá la inflación en 2024, estableciendo una conexión directa entre el alza en el combustible y sus consecuencias económicas a nivel nacional", explica el director Marín.

Impacto para el bolsillo

Este panorama revela que los colombianos enfrentarán altos precios de la gasolina, combinados con el aumento en los peajes. Esto tendrá un impacto considerable en la inflación de alimentos y bienes, especialmente aquellos cuyos costos de comercialización y producción que están vinculados de manera significativa al transporte.

La esperanza de alivio en medio de este escenario descansa en la posible continuación de la tendencia a la baja en los precios internacionales del petróleo. Esta eventualidad podría prevenir mayores incrementos en el precio de la gasolina, ofreciendo un respiro tanto a transportistas, como a consumidores.

“En un contexto de posibles recesiones y un crecimiento estimado entre el 1% y el 2% para este año, el desafío es considerable y sus impactos se sentirán. Sin embargo, así como sucedió con el precio de la gasolina, se anticipa que los colombianos tenderán a aceptar el cambio, adaptándose a estos incrementos para el año 2024 y mitigando los efectos directos en sus economías personales”, afirmó el docente Sebastián Chacón.

Más reciente