ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

‘Los Escobitas’, aseadores de calles

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: César Augusto Almeida R./ EL FRENTE.

Voy llegando al parque del barrio San Luis al sur de la ciudad, un espacio pequeño pero suficiente para cambiarnos el ánimo y la temperatura.

Solamente a veinte metros de allí queda la calle 89 que es un infierno en la tierra donde no se ve ni una matica de cilantro, ni un arbolito aliviador. El parque está repleto de vegetación, de arbustos, árboles mayores y el tórrido sol sólo tiene espacio para dejar unos pocos retazos de luz sobre el césped refrescante.

Ya encontré lo que buscaba: está forrado de rojo hasta las orejas con su uniforme de labores. Mi primera impresión fue que vi el fantasma del Barón Rojo, héroe alemán de la primera guerra mundial que piloteaba su avión de combate que destrozó ochenta bombarderos de sus adversarios. Tenía 25 años cuando cayó combatiendo.

El personaje de San Luis tiene unas gafas como las del Barón, pero es para protegerse del polvo y de la luz solar. Me le acerco con la fe puesta en que el hombre va a tener tiempo para contarme su historia de aseador mañanero. La empresa es Veolia, una multinacional francesa que absorbió a Rediba hace poco tiempo y cuyo lema es ‘renovando el mundo’ Bastante pretenciosa la condenilla.

Me siento en un escaño frente a él y lo saludo. Le explico el motivo de mi acercamiento y empiezo a preguntarle sobre su oficio. A algunos de sus colegas no les gusta que los llamen barrenderos, se incomodan, se irritan, prefieren, me imagino, que les den título y diploma: ‘peritos en eliminación de subproductos’.

Sus útiles de trabajo

¨El Barón Rojo’ se llama Sergio Castellanos y hace 16 años que está zambullido ocho horas continuas en estas labores rústicas, de seis de la mañana hasta las dos de la tarde los lunes, miércoles y viernes.

Vive en el barrio La Trinidad, tiene una motocicleta y en quince minutos está antes de las seis retirando toda la parafernalia, las herramientas, en un local de acopio que arrienda la empresa para que todos sus colegas a quienes les corresponde ese sector las guarden y a la hora en punto empiecen a recoger los deshechos callejeros: paquetes vacíos de cuánto les dé la imaginación a los lectores o que también han visto:  latas pequeñas, pedazos de papel periódico, bolsas de agua y de yogures, alambres, cáscaras de naranja y  más lisonjas que les regala la vida. Hasta una argolla de oro se encontró, pero ese hallazgo sí que no lo metió en la bolsa donde juntan la basura.

También ha tenido la sorpresa de encontrarse con el tesoro insepulto de los gallinazos: un gato muerto.

Esa clase de ‘joyas’ se reportan a la empresa y una volqueta viene por ellas. Un supervisor está atento de su presencia y pasa y pregunta por las novedades que generalmente no hay.

En los días de fuertes aguaceros hacen un receso obligado pero las aguas que discurren tormentosas por los bordes de las aceras pareciera que ayudaran, que fueran su asistente personal, pero no: acumulan más abajo el mugrerío y luego tiene que palear el barro, luchar contra el pequeño desastre que dejan los chubascos.

Carga un palín, una pala pequeña para sortear esas desventuras y también un cargador artesanal que él mismo construyó porque la empresa les entrega uno casero, doméstico, muy pequeño. Sergio se ingenió uno con un galón de aceite plástico y se nota por los bordes mordisqueados que utilizó un cuchillo de cocina. ‘Con esto si se puede cargar con los barrizales que son pesados porque a los caseros se les partía el mango’, me dice oculto tras el tapabocas.

En el biciclo, como se llama el cargador de sus útiles, que es una estructura de hierro, llantas pequeñas pero gruesas y que además en la parte baja tiene una especie de maletero para quien quiera guardar su merienda lleva un rastrillo plástico para recoger hojas sobre los prados de los parques y frente a viviendas que tienen un pequeño corte de grama.

Los conos color naranja se ponen en las calles como protección de los automóviles a pesar de que barren en contravía para poder verlos de frente. Sus guantes que con el sol canicular hacen arder las manos son de un látex pesado y él prefiere los de carnaza que es un cuero que va bajo otra capa de cuero del natural de las reses. Las botas de caucho parecen irritantes, pero me cuenta que son suaves y frescas.

Los ingratos

Este trabajo público tiene agradecidos y de los otros. Algunas señoras le reclaman porque ‘hace días que no pasa’ y entonces Sergio les muestra un papel- documento con la firma de algunos vecinos que testifican que sí estuvo presente y entonces las deja mudas porque comprenden que hay un jefe que los ronda. Son esa clase de personas que mientras se están chupando un limón están pelando el otro.

Otros más considerados le brindan un café con un panecillo o en los sitios de negocios le manifiestan su aprecio con un refresco y una empanada que recibe con mucha satisfacción porque el turno termina a las dos de la tarde y a esa hora el organismo empieza a aullar de tormento, el estómago protesta y le pone advertencias perentorias: ‘Te voy a causar un patatús o lo que quieras, pero nada bueno’.

Le traigo dos pasteles y un refresco y ya dejo de estorbarle el trabajo.

Mientras los vecinos que lo ven saboreando el pasabocas lo saludan y le dicen afectuosamente que está en ‘zona de alimentación’, me cuenta que su esposa se llama Fanines –nombre curioso- y que su único hijo es Sergio Nicolás de diecisiete años.

Cuando se ha quitado la mascarilla para degustar lo que le llevé, dejó ver su bigote, su barba y le falta un diente. En ese momento acabé de descubrir, aún más, su bonhomía, su caballerosidad, su amabilidad. Creo que todos ellos son así: sin basuras en el alma.

Más reciente

Hay que construir cultura

Hay que construir cultura

Cuando yo era un pelado de bachillerato me gustaba leer a la lata de cuantas carajadas cayeran a mis manos, pero claro que, con sumo agrado, a Emilio Salgari, a Jack London, a Julio Verne, y las columnas de Alfonso Castillo Gómez de El Espectador, entre otros. Y biografías de

Macabro sistema de las EPS en salud

Macabro sistema de las EPS en salud

No es una novedad las constantes protestas por el paupérrimo servicio dado por las EPS a los usuarios en salud, donde increíblemente se da una constante para ser atendidos como el paciente merece, si no es con una tutela la salud en Colombia no opera, solo basta con ver las

El valor del duelo

El valor del duelo

Por: Jimmy Fortuna* Afortunadamente, los libros siguen cumpliendo su sagrada misión: acompañar a los seres humanos en sus diferentes etapas y momentos de sus vidas, no solo como amigos de viaje, sino como compañeros que invitan a la reflexión de aquellos temas, infortunadamente, convertidos en tabúes, pero, que, curiosamente, son