ir al contenido
🔴

Feria de fe

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Tres amigos debaten sobre la agenda religiosa del alcalde Jaime Andrés Beltrán y los fieles seguidores. La discusión se centra en la hipocresía de algunas personas religiosas que usan su fe para lucro personal y no para ayudar a los necesitados.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Cierta curiosidad, despertaron tres amigos en un salón de onces al hacer pública su tertulia mientras tomaban tinto. Todo iba bien, hasta que abordaron el tema de la agenda del alcalde Jaime Andrés Beltrán para invitar a culto a los empleados de la alcaldía, a los lagartos, curiosos, y a los ciudadanos de buena fe.

Cristóbal fue el único de los tres que lució orgulloso la cruz de ceniza en su frente, y recalcó que ese día era miércoles. Policarpo se caracterizó por sus repetidos aleluyas y escudarse feliz y orgulloso en su biblia negra, de cremallera y letras doradas casi ilegibles de portarla siempre bajo su brazo. Nacho, es un ateo veterano respetuoso de las creencias religiosas, quien admira sobre todo a feligreses por su carisma y disposición de misericordioso servicio de ayudar al prójimo, y que terminan por convertirse en maravillosos seres humanos, dignos de su absoluto respeto.

Nacho se caracteriza por cuestionar las prácticas de fe de falsos predicadores, que además explotan a su conveniencia la fe de los incautos. Sostuvo Nacho, -esto no es secreto para nadie y tampoco será pecado decirlo.

Nacho es el amigo prohibido de las esposas del grupo, señalado de conspirar con su atrevido ateísmo contra la doble moral de los “buenos pecadores” que además se consideran santos y fuera de eso tiran la primera piedra. Nacho se pregunta ¿Cómo pueden existir camanduleros soberbios y rencorosos? y, ¿por qué hay unas pocas personas que pregonan y profesan a un dios para lucrarse de su fe con redenciones, diezmos o limosnas?

Preguntó bastante molesto Cristóbal: ¿Es pecado congregarse a conversar con Dios para guiar la vida espiritual de una persona, una familia, o incluso, para orar por ustedes los incrédulos? -El problema no radica en cual, quien o qué congregación es más santa o santifica, dijo Nacho, así como existen iglesias que tienen varias sedes atiborradas de pecadores dispuestos a negociar con el diezmo su redención; y si es necesario, por una módica limosna allí también les lavan el cerebro.

Nacho expresó: Dejémonos atraer por la atención de los seres humanos de fe, qué no hacen ruido de su Dios y hablan directa y constantemente con Él, sin publicar sus obras de caridad y se destacan por el trato amable y carismático hacía sus empleados, familiares y desconocidos. También reconoce Nacho que existen personas comprometidas con sus iglesias por dedicarse a ayudar al prójimo, sobre todo, a quienes realmente necesitan más actos de misericordia que un amén o un aleluya.

Ojalá que el Señor y el alcalde, los dioses y los santos pudieran acordar un exorcismo para las malas personas que visten trajes de importancia y ofrecen redenciones a los feligreses pecadores; a quienes se vanaglorian de su una supuesta santidad, pero actúan realmente como ciudadanos egoístas, son déspotas, tiranos y soberbios. Dijo Nacho, están invitados a reflexionar, y les recuerdo que esto no se trata de religiones, iglesias, ni cultos, sino de coherencia en los actos que van de la mano de la fe. Amén, amén, y amén.

Más reciente