ir al contenido
🔴

Señor Empresario

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Caicedo Solano*

El desarrollo de la economía lo dan los medios de pago. La teoría que tiene el Banco de la República sobre el dinero circulante, que produce inflación, ya está más que revaluada, dado que la oferta de bienes y servicios en este siglo XXI, está muy por encima de la demanda de los mismos.

El crecimiento económico lo tiene la empresa privada y el estado, en el caso colombiano, ya que lo privado produce bienes de consumo como los alimentos, el transporte, la construcción,  el vestido, la educación, los bares y demás centros de diversión incluyendo sexo con mujeres y hombres , droga y algo más lícito o ilícito, pero que es una realidad, sumándole a la operatividad privada, las comunidades religiosas, que mueven gran dinero, muchas veces ilícitas, en nombre de Dios, así como organizaciones de derecha o izquierda, más con un tinte criminal que también hacen mover el dinero.

Casos de gran envergadura son las petroleras, las mineras, las exportadoras. En el caso de la producción agropecuaria, hay de todo, desde la casa familiar, la miniparcela, la parcela, el minifundio y las grandes hectáreas de cultivos, de producción y cría de ganado. El estado por su parte, mueve al ser más apreciado en la tierra (en el cielo Dios), el dinero, a través de las grandes obras civiles y la burocracia adicionada con el estamento militar, propio para la conservación y defensa de la nación.

Todo lo anterior produce un buen billete, que tiene que llegar al pueblo (Redistribución del ingreso) a través del empleo, el contrato, la entrega de bienes y servicios y los subsidios. Con esto se puede decir, que ya se debe rebatir, el concepto del pleno empleo por el de PLENO INGRESO, que eso si es importante para adquirir lo producido y hacer caminar la economía y por tanto el factor de crecimiento.

Pero las operaciones con capital propio, ya no existen o son muy poquitas. Así sea hacer el mercado de cien mil pesos, tomarse una cerveza, pagar el taxi y a su amante de compañía por breve tiempo; todo se paga con su tarjeta de crédito y que su egreso, como dicen en el estado, cubre vigencias futuras, porque lo pude pagar en dos o hasta 36 cuotas. Las empresas, en gran número tienen su endeudamiento en más del cincuenta por ciento. El empleado, el jefe de hogar, la jefa de hogar, el vendedor callejero que está en el sesenta por ciento de la economía (mal llamada informal), también se encuentra encasillado en el sistema, que es democrático y permite el emprendimiento (mal llamado rebusque).

Así que trabajar, ahorrar y esperar más de dos años para poder comprar algunos bienes denominados de capital como una casa o un carro, eso nunca se dará y se entraría en una depresión económica de grandes proporciones, que a su vez se convierte en hambre, desempleo, raterismo, desplazamientos, migraciones, y desde luego inseguridad y descomposición de la clase social. Por eso la solución es una sola ahora( hoy 24 de febrero del 2024), que los “angelitos” del Banco de la Republica le pongan sentido común al comportamiento económico; se salgan de los prejuicios que consideran pecado económico, así como no comulgar no es pecado y empiecen a bajar las tasas de interés tal como estuvieron en el gobierno anterior al actual, que dio buenos resultados a pesar de tener el diablo del presidente Gustavo en la primera línea, con ingenuos muchachos, saboteando la sociedad y los bienes de producción. *Contador público. Asesor empresarial.

Más reciente