ir al contenido
🔴

Luis Eduardo Díaz Mateus y el costo de su carácter

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El artículo analiza la carrera política de Luis Eduardo Díaz Mateus, destacando su trayectoria y liderazgo regional en Santander. También se discute su papel crucial en la Cámara y su responsabilidad hacia el partido conservador y su departamento.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Si los conservadores santandereanos leyeran el trabajo de grado que presentó la historiadora Juliana Villabona Ardila para optar a su título como Magíster en Historia en la Universidad Industrial de Santander, entenderían que sus más importantes dirigentes están caminando por las mismas sendas por las que anduvieron sus antecesores en 1930.

Es por eso que el Representante Luis Eduardo Díaz Mateus no solamente tiene una responsabilidad personal con el departamento en el ejercicio de sus funciones, sino también, una responsabilidad de honor y de respeto con el partido que representa frente a quienes por muchos años han dado las batallas que hoy también le permiten a su familia estar en el poder.

Fueron tres períodos como diputado de Santander los que le permitieron darse a conocer en el contexto regional, siendo el último de ellos donde logró demostrar que tenía toda la capacidad para generar consensos entre amigos y rivales. En medio de una pandemia pudo descentralizar el trabajo de la corporación poniéndola más cerca de la gente, sin descontar que dejó en su año de presidencia importantes intervenciones que pasado el tiempo sirven para esclarecer los hechos que se han venido dando en la política regional.

No se sabe que tanto bien o que tanto mal podrá hacerle a su carrera política la llegada de su hermano a la Gobernación de Santander, pero lo que sí es seguro es que no dejará de ser la misma persona que siempre ha sido desde su época de transportador: un tipo sencillo en sus formas, respetuoso en el trato con los más débiles y permanente conciliador por su natural desprecio a los problemas.

Su trabajo en la Cámara no ha sido fácil por los vaivenes en los que está inmerso su partido frente al gobierno nacional, sumado a la desconfianza que se tiene en Santander por el mandato del presidente Petro. Sin embargo, a pesar de esa enorme dificultad, su actividad legislativa se ha encaminado en favor de los comerciantes, los soldados, las mujeres, niñas y adolescentes, así como también a algunos aspectos de la salud pública de los colombianos.

A Díaz Mateus le falta, como les falta a todos, una mayor gestión en la consecución de recursos ante el gobierno nacional que puedan ayudar a suplir las necesidades en obras públicas y sociales que tienen los municipios del departamento, para lo cual los mandatarios también deben poner de su parte en la elaboración de los proyectos a presentarse. Solo el tiempo, con el pasar de “los díaz”, le dirá a los santandereanos si la llegada al poder de una familia conservadora venida del municipio de La Paz, honró el nombre de donde nacieron y logró unir en los desacuerdos a todos aquellos que tienen como único fin el desarrollo y el bienestar del departamento.

Luis Eduardo es para muchos el mejor de los Díaz y lo único que tiene que hacer por su futuro es demostrarlo ¡Comience por casa! Próxima columna: Lo que hay más allá de Oscar Villamizar Meneses

Más reciente