ir al contenido

Inseguridad y pobreza en barrios periféricos de Barrancabermeja

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La violencia, el desempleo y la pobreza extrema en Barrancabermeja, la capital petrolera de Colombia, han llevado a un aumento en los asesinatos y la mendicidad. Además, la disminución de la industria petrolera ha provocado la pérdida de empleos y la migración de jóvenes.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El termómetro de la violencia, agravado por el desempleo y la pobreza, es característica común de la ciudad de Barrancabermeja, donde han sido asesinadas este año más de cincuenta personas, víctimas del sicariato, que se ha tomado la capital petrolera de Colombia. El turista que visita a Barrancabermeja queda aterrado del diluvio de personas que piden limosna en las calles, porque la pobreza extrema ha llegado a esta región santandereana, donde parece extraño que la industria petrolera se haya reducido a su más mínima expresión, a raíz de la absurda política del actual gobierno nacional, que redujo la exploración y refinación de hidrocarburos.

Los alrededores de las plazas de mercado de Barrancabermeja están invadidos por ciudadanos que imploran la caridad pública, porque no tienen oportunidades de trabajo y porque las fuentes de empleo son cada vez mas precarias en esta ciudad, donde creció durante más de un siglo la industria petrolera estatal. Los directivos sindicales de la Empresa Colombiana de Petróleos se colocaron bajo el paraguas del Presidente Petro y han perdido la mística sindical, que en otras épocas jalonaba la economía regional.

Las nuevas generaciones de la población barranqueña han tenido que migrar hacia otros lugares del mundo porque en Barrancabermeja el desempleo y la inseguridad se han convertido en un infierno para la juventud estudiosa y juiciosa que quiere trabajar en su territorio. Han regresado a la región las bandas criminales que habían sido desterradas de este territorio y hasta los periodistas están engrosando las dramáticas cifras del desempleo que padece la región.

En las plazas de mercado de Barrancabermeja prevalece el desorden y el ruido de equipos electrónicos ofreciendo descuentos, subastas y baratillos para mejorar los ingresos de comerciantes informales, mientras se investiga el destino de unos aportes de ECOPETROL que fueron entregados al Distrito Petrolero y que habrían terminado en manos de contratistas inescrupulosos. Duele de corazón que en Barrancabermeja los periodistas tengan que pedir limosna para conseguir su propia supervivencia.

Ese fenómeno también se siente en la zona metropolitana de Bucaramanga donde las denominadas ‘Plataformas Digitales’ han sustituido a las emblemáticas empresas radiales y periodísticas, que afrontan dificultades derivadas de la mala interpretación de algunos alcaldes que se olvidan de los costos de producción de los periódicos, las emisoras y canales de televisión.