ir al contenido
🔴

La hipocresía en el siglo 21

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Oscar Fajardo. Yo no sé si dejarle ese título a la columna, o mejor ponerle, uno no tiene la culpa de ser bruto. Bueno, cualquiera de esos suena bacano, aunque eso no es lo que yo busco. Pero es que esa periodista María Jimena Dusán, cumple con todos los requisitos para enviarla como participante por Colombia al campeonato mundial en esa categoría de genios.

Cómo es que no se detiene a pensar, aunque fuese durante un Attosegundo, trillonésima parte de un segundo, igual a 10 a lo menos 18 segundos, unidad de tiempo en Física de altas Energías, en los daños que le hace al país estigmatizando a su presidente de la forma más vil y depravada. A Petro como ser humano, como padre de familia, instándolo a que le confiese al pueblo, por pedido suyo, si es que tiene alguna adicción a las drogas psicoactivas.

Con esa actitud agresiva, sentenciosa, y no menos atrevida, se le metió con azadón y todo a la vida privada del presidente sin un ápice de respeto. Es que el presidente es un hombre público, argumentará la susodicha “calumnista”. Claro que es un hombre público. Pero su vida privada es su vida privada y cualquier intromisión en ella, es una repudiable atarvanada, sobre todo con la coprológica intención y los negros intereses personales con que lo hace la “sujeta” en mención.

Uno de periodista de opinión, puede preguntarle a un personaje público lo que le venga en gana, sobre todo a un presidente y más cuando se le tiene odio, pero asuntos referentes al cumplimiento de su oficio, su responsabilidad y certeza en lo que dice y hace y todo lo que le quiera preguntar. Pero respete la vida privada de la gente. No sea abusiva, que ser periodista no la autoriza a ser perversa.

Que tal que un periodista le preguntara a usted, ¿Cuánto hace que no copula con su tinieblo? Porque de ahí vienen las histerias y las neurosis de angustia, pilas con eso. ¿Será correcto? Petro, siendo un hombre de inteligencia superior, lo pongo por encima de los 180 puntos de QI, al suyo no acato que guarismo afrijolarle, puesto que no le alcanzó para racionalizar y calcular los daños que, no sólo le causa a su víctima, sino a todo el pueblo colombiano. Pues si se jode su administración, es posible que se joda mucha gente. Esa presión retorcida, esa cizaña oprobiosa, ese “chismorroteo” de mierda, ¿no le parece que es un “legítimo abuso del poder mediático” que le da su profesión, como el que me da a mí, y que lo estoy utilizando?

El presidente Petro, ni ningún otro presidente, por toxina mortal que sea, o que haya sido, no tiene por qué rendirle cuentas de su vida privada a ningún periodista. Y menos a una periodista de dudosa honestidad y de muy desgastada moral. Le confieso una cosa que, por mi dignidad no debiera contársela. Yo a usted, María Jimena Dusán, le tenía una admiración enorme, como aún se la tengo a Juan Gossaín. Pero que decepción. ¿No se le ocurrió pensar, antes de ser tan chabacana, pendenciera y entrometida, calcular el nivel de estrés que maneja cualquier presidente de Colombia, en nuestro caso Gustavo Petro? ¿Mientras usted, con la frialdad de un sapo tunjano intenta tirárselo vivo a las demás hienas, gacetilleros sedientos de mentiras para aumentar el sueldo?

A lo mejor se le quedó en el water su ética periodística. Porque quiso ser la periodista estrella, no lo niegue; pero terminó fue estrellada, destartalada y chatarrizada como un insignificante carromato viejo. Se le nota que está que se derrite por volver a Semana. O que le regalen un octavo de página en uno de los periódicos nacionales para poderle dar rienda suelta a su odio al presidente, aunque muy teatralmente bien disimulado.

Hemingway, Edgar Alan Poe, Winston Churchill, Boris Yeltsin, Gerard Ford, Guillermo Valencia, Belisario Betancur, entre miles más, eran enfermos alcohólicos. ¿Hubo necesidad de destrozarlos a punta de prensa e imputaciones de periodistas infames?  Y, ¿quiere que le cuente una más berraca todavía? Soy un modesto periodista de provincia del cual el presidente ni si quiera sabe que yo existo. ¿Le sirve eso?

Más reciente

El fútbol colombiano también se convirtió en una mercancía

El fútbol colombiano también se convirtió en una mercancía

Los abusos con las tarifas de la boletería para ingresar a los partidos de futbol en los estadios del país tipifican el delito de EXTORSIÓN, cuando las directivas de estas ligas del deporte profesional, creen que pueden convertir el pedazo de papel en una mercancía. Y es que, lamentablemente, todo

Miembros Público
Ayuda a damnificados en Barrancabermeja

Ayuda a damnificados en Barrancabermeja

La Subsecretaría de Gestión del Riesgo, Impala y la Armada Nacional entregaron ayuda humanitaria a las familias de El Llanito, Santander, afectadas por la fuerte temporada de lluvias que causó inundaciones y deslizamientos de tierra en la región.

Miembros Público