ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Terminar gradualmente con la corrupción

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El artículo discute la corrupción en Colombia, definiéndola como el abuso del poder público para obtener beneficios personales o políticos. Destaca la necesidad de un cambio cultural y cuestiona la capacidad de los líderes políticos para lograr este objetivo.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Mg. Jaime Zafra Bueno*. Los líderes políticos, tienen por lo general en su agenda, los argumentos para alcanzar el cambio de cultura, con la finalidad de combatir la corrupción; como profesional de bien, me quedan dudas, para el alcance de este objetivo, si estos líderes políticos, no son un dechado de virtudes, para tal fin, acomodan las teorías de este engorroso tema, para sobresalir políticamente, ante su competencia.

Colombia es un país triste, llora como “Los Guadales”, quedando a la vera del camino y se interpretan poesías, como “Reír Llorando”, para tratar de aliviar sus penas.

La   corrupción es el abuso del poder público, como lo decía mi profesor Doctor Carlos Lleras Restrepo, quien años más tarde, ocuparía con todos los honores, la Presidencia de la República; en mi Mosaico de Economistas del año1971, está su fotografía, como Docente en el Mosaico de la Facultad de Economía de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, es todo un honor.

El Banco Interamericano de Desarrolló desde 1996, definió la corrupción, como “toda acción u omisión de funcionario público, en que éste se desvíe de los deberes normales de su cargo, con el objeto de obtener gratificaciones de orden privado (familia o amistad) o beneficios políticos pecuniarios, o de estatus, así como cualquier utilización, en beneficio personal o político de información, influencias u   oportunidades surgidas, en razón de su cargo”.

Muchos entienden por corrupción, sólo sus consecuencias: soborno, extorsión, defraudación, tráfico de influencias, peculado, concusión, cohecho, prevaricato; en fin, toda la suma de delitos contra la administración pública, que provienen del Código Penal; sin embargo, también para muchos, como lo fue para don Manuel Murillo Toro, “El Penal es un perro, que sólo muerde, a los de ruana”.

Según el documento base del Foro Internacional permanente, de estudios anti corrupción dice al citar, a J.S. Nye: el corruptor deseaba conseguir un bien escaso (concesión, licencia, contrato, comisión), que el corrupto (responsable de las decisiones de una entidad pública), le puede proporcionar a cambio de un beneficio (dinero u otra prestación de valor económico o social).

Ambos sabían, que violaban las normas legales y sociales aceptadas, que perjudicaban el bien común y otros individuos, por lo que trataban de ocultar sus acciones. “Envueltos en polvaredas, que separan los caminos, somos como los guaduales, a vera del camino”, la corrupción nos va a dejar llorando toda una vida; al pueblo colombiano, sin analizar la tristeza que vive nuestro país, producto de la inocencia de campesinos nobles y de personas, que buscan una oportunidad en la vida, para ser mejores

El Diccionario de la Real academia española, trae palabras que incluyen conceptos que utilizamos muchas, como indicativos de una realidad compleja y delicada, como el de la corrupción.

Precisamente, dentro de una noción general de corrupción, se debe tomar en consideración: “el conjunto de conductas, que atenten contra los intereses colectivos de la Nación, en función de un interés particular y que, por lo tanto, deben ser objeto de un reproche social, y en algunos casos paralelamente, de reproche jurídico”.

“Solamente una vez, amé en la vida, amé con el corazón y la verdad, y sigo siendo siempre feliz.”

*Economista M.P N° 2556 C.N.P.E. Investigador de Colciencias. Par Académico de Colciencias.

,

Más reciente